Todos los jueves de 21 a 22 hs.

Todos los jueves de 21 a 22 hs.

miércoles, 28 de junio de 2017

EL PIANISTA - THE PIANIST


EDITORIAL

Homo homini lupus.
Alguna vez el filósofo ingles Hobbes pronuncio aquella frase.
Homo homini lupus.
El hombre es el lobo del hombre.
No hay manera de contar este mundo sino es a través del dolor, del miedo, la miseria y la perversidad del ser humano. De la oscuridad de aquella noche que nunca acaba, saldrán héroes asesinos de asesinos. Libertarios entre esclavizadores. Hombres entre hombres. La serpiente mordiendo su propia cola. La muerte de las ideas, el exterminio de razas, el fatal asesinato de la niñez, la muerte obtusa de las diferencias, la insensatez devorándolo todo. Miro por mi ventana y el mundo huele a muerte. Todo resulta nefastamente efímero y sin importancia. Todo cae vencido en el oscuro abismo del olvido. ¿Cuantos pies caminaron antes por estas tierras manchándola con su sangre? ¿Cuántas cadenas se arrastraron por sus caminos? El fallido intento de los gritos de ahogar cualquier miedo. El espanto susurrado en cada gemido del mar. La soledad de sabernos todos juntos. Homo homini lupus. Sobre la rama seca se posa un cuervo. Nadie camina el camino. La noche ha caído.-

Lucas Itze.- 

Canción elegida para la editorial


Homenaje de Drexler

  

IMPRESIONES SOBRE EL PIANISTA


Alguna vez, ese amigo de esta casa, el uruguayo Mario Benedetti nos dijo: Hay pocas cosas tan ensordecedoras como el silencio. Las palabras, a veces tan necias y vacías, siempre intentarán callarlo, pero ese silencio se transforma en una daga que saca a la luz todos los miedos. Una vez, caminando de madrugada, volviendo a casa, noté que lo único que se escuchaba, eran mis rápidos pasos. Si por un segundo me quedaba parado, el mundo, parecía detenerse. Sentía que no había más vida que la mía y los fuertes latidos de mi corazón. En ese momento, sentí miedo por el profundo silencio que me atormentaba. Aligeré los pasos al escuchar a lo lejos el sonido de un motor que se encendía raudamente. Al parecer, la moto iba en sentido contrario al mío, pero en mi cabeza, pasaba todo lo contrario. Ya en casa, se venían nublados recuerdos de mi niñez, en un campo sin luz y sin luna, donde solo se escuchaban las voces de los animales, que secreteaban en su idioma. Eran noches hermosas, con estrellas que nunca en la ciudad íbamos a volver a ver, pero cuando se venía la noche... ay, la noche amigos, ni quería mirar la luz de las velas, de miedo que se apaguen de repente. 


Después de esos recuerdos, me detuve a pensar un rato y me preguntaba porque renegamos del silencio... si a lo que nosotros le deberíamos temerle, es al ruido. En el silencio, muchas veces tenemos esa complicidad que las palabras idiotas manchan, y dejan todo a la deriva. Y de esos silencios, justamente, se hace eco Wladislaw Spilzman, el protagonista de El Pianista, porque sabe que en el más mínimo ruido, puede encontrar la muerte. El film dirigido con maestría por Roman Polanski, nos trae la historia de este pianista polaco, bajo la adaptación de la propia autobiografía del músico, hecha por Ronald Harwood. El director nos muestra algo que él conoce a la perfección, el Gueto de Cracovia (parecido al de Varsovia, donde él vivió de niño). Y nos habla del nazismo y de los campos de concentración. Polanski no habla desde afuera. Su madre murió en Auschwitz, su padre fue uno de los pocos polacos sobrevivientes, y él tuvo que refugiarse de casa en casa para salvarse, casi como el protagonista del film. Este arranca con unas escenas de aquella Varsovia de 1939, con un plano general en blanco y negro, como una presentación de la ciudad, mientras el tema Nocturno de Chopin hace el resto, las imágenes se sucederán hasta dar paso al color en las manos del pianista, hasta que las bombas empiezan a entremezclarse con el sonido del piano. 


El film se dividirá en dos partes. La primera, donde veremos a la familia Spilzman trasladándose desde su departamento hacia el gueto, y con las primeras apariciones de los soldados nazis, con escenas realmente fuertes. La segunda parte del film empezará luego de que Wladek se salvado por un antiguo amigo de la familia que es un oficial judío colaboracionista, y ahí emprenderá un periplo de escondites y huidas. El film contará con una excelente fotografía de Pawel Edelman, reflejada en unos colores cálidos al principio y fríos sobre el final, como para reflejar la transición que vive el personaje principal. El director utilizará diversos artilugios para contar la historia. Tendrá algunos travellings, mostrará primeros planos de las manos y el rostro de Spilzman, pero también jugará con la cámara, sobre todo en las escenas del hospital o el ático, donde nos va mostrando todo el escenario, hasta dar con el protagonista y empezar a seguirlo, como si fuera un testigo de sus hechos. La banda sonora será excelente, mezclando esos silencios, con pasos, llantos y disparos, que nos erizan la piel. 


Las piezas musicales elegidas no podían ser mejores, pero destaca la escena donde el oficial Hosenfeld le pide que toque un tema para él, y Spilzman toca la Balada para piano n°1 de Chopin, quien la realizó cuando su familia y sus amigos, peleaban en Polonia frente al Imperio Ruso, mientras el estaba solo en Viena. Quizás no concordemos con el idioma, ya que en su idioma original, el polaco, quizás sería más verosímil. El vestuario y el montaje también tendrán una gran importancia, aunque todos los aplausos estarán en el casting de actores, que parecen salidos de esa época, con la punta de lanza en la tremenda actuación de Adrien Brody, que deja el alma en cada fotograma. Los gestos, las miradas y esos silencios de la última media hora de metraje, entregan, y no exagero, una de las mejores actuaciones de los últimos tiempos. El neoyorkino, bajó 13 kilos, aprendió a tocar el piano, suspendió todas sus actividades y se retiró de la vida social para encasillarse en un personaje que a medida que pasaba el metraje, se iba deteriorando física, emocional y psicológicamente. El silencio otra vez iba a ser fundamental para que Spilzman siga con su vida, gracias al soldado alemán que evitó delatarlo. Será que ese silencio, puede ser contemplado solo por la música, que nos muestra que puede ser el camino para encontrar la paz en un mundo donde todo es tan raro…
              
Marcelo De Nicola.-

Canción post impresiones


Paz en el mundo



UNIVERSO POLANSKI


Nacido en París en 1933, es uno de los directores más reconocidos que quedan con vida del siglo XX. Sus padres se mudaron a Cracovia en 1936. Su madre, pese a no ser judía, murió en el campo de concentración de Auschwitz, su padre, en cambio, se salvó por poco. Siendo muy joven, ya empezó a interesarse por el mundo del cine y comenzó su carrera como actor teatral. Más tarde cursó estudios en la Escuela de Cine de Łódź.
A los 21 años rueda el corto Rower (La bicicleta, 1955), en el que él también actúa con el papel principal. Le siguieron Rozbijemy zabawę... (1957), Uśmiech zębiczny (1957), Dwaj ludzie z szafą (1958) (Dos hombres y un armario), Lampa (La lámpara, 1959) y Gdy spadają anioły (1959) (Cuando los ángeles caen). En 1961 empieza a filmar El cuchillo en el agua, donde un drama entre dos hombres de distintas clases sociales que se encuentran en un yate y pelean por el amor de una mujer. El film, fue nominado al Oscar y el director empezó a hacerse famoso. En el medio rodó un cortometraje en Francia. Ya en 1965 filma Repulsión, un drama psicológico surrealista filmado en el Reino Unido, con una bella Catherine Deneuve en el papel principal. Gana el Oso de Plata en Berlín. Un año después filma la comedia negra Cul-de-sac (Callejón sin salida), que nos cuenta la historia de dos mafiosos que se refugian en un castillo donde viven un inglés con su esposa ninfómana. Oso de Oro en Berlín. En 1967 dirige La danza de los vampiros,  una parodia hacia el género del terror que obtiene muy buenas críticas. Allí conoció a su futura esposa, Sharon Tate. En 1968 llega su película de culto, El Bebé de Rosemary, dando el salto a Hollywood, en uno de los films más reconocidos de la década.


1969 iba a ser el año bisagra, por la muerte de su compositor musical en un accidente, pero sobretodo, por el asesinato de su esposa Sharon Tate, quien estaba embarazada, y otras cuatro personas más en su mansión de Los Angeles, mientras Polanski estaba en Londres. Los asesinatos, fueron por obra de la banda de Charles Manson, uno de los grandes asesinos en serie de la historia. Vuelve en 1971 con una adaptación de Macbeth en el Reino Unido. En 1972 filma en Italia ¿Qué? con Marcelo Mastroianni, y en 1974 llega otra de sus obras cumbres. Chinatown, con Jack Nicholson en un drama del cine negro ambientado en los ´30. 11 nominaciones al Oscar, y premio a mejor guion. 


Vuelve en 1976 a Francia para filmar El inquilino, otro thriller psicológico donde él es el protagonista.
 En 1977 fue acusado de abuso sexual a una menor llamada Samantha Geimer. Fue acusado por consumo de drogas, perversión y sodomía, así como por administración de estupefacientes a una menor de trece años. Según ella, Polanski la llevó a la casa de Jack Nicholson en Mulholland Drive con el pretexto de fotografiarla para la revista Vogue; pero una vez allí, le dio champán con metacualona, le tomó fotos con el pecho desnudo, la llevó a un jacuzzi y de allí la llevó al dormitorio, donde la violó a pesar de la oposición de la chica. Estuvo detenido 42 días, luego viajó a Francia, país en el que tenía y sigue teniendo la nacionalidad, evitando así el riesgo de ser extraditado a los Estados Unidos por el Reino Unido, pues de acuerdo con el tratado de extradición entre Francia y los Estados Unidos, Francia se puede negar a extraditar a sus ciudadanos, como hizo en este caso.  En 1978 filma Tess, un drama de época sobre un libro de Thomas Hardy que se llevó tres premios de la Academia. Volvió a Francia para filmar Piratas, una película bastardeada por la crítica. Dirige a Harrison Ford y a su futura esposa 33 años menor, Emanuelle Seigneur en el film Búsqueda frenética de 1988 y cuatro años después llega la candente Perversa luna de miel, otra vez con Seigneur y Hugh Grant


En 1994 filma La muerte y la doncella, película sobre los efectos de una dictadura. Sigue filmando en Francia y en el año 1999 sale La novena puerta, donde Johnny Depp interpreta a un bibliófilo al que le encomiendan encontrar dos textos satánicos, basado en la novela de Arturo Pérez-Reverte, El club Dumas. En 2001 dirige El Pianista y gana el Oscar a la mejor dirección, pero como no puede entrar a Estados Unidos su premio lo recoge Harrison Ford. También gana la Palma de oro en Cannes.
 En 2005 dirige una película con la que se identificaba, Oliver Twist, basada en la novela de Charles Dickens. En 2010 llega El escritor oculto,  donde un escritor acepta escribir la auto biografía del primer ministro británico pero poco a poco empiezan a complicarse las cosas. En 2011 adapta la obra teatral de Yasmine Reza  y la titula Carnage, llamada aquí Un Dios Salvaje, sobre dos matrimonios que discuten temas de sus hijos. El film no cambia de locación en todo el metraje y junta a cuatro grandes actores: Kate WinsletChristoph WaltzJodie Foster y John C. Reilly. Su último film fue en 2013, titulado La piel de Venus, la historia de un director de teatro que no consigue a la mujer ideal para su papel, hasta que aparece alguien que tiene todo lo que el detesta, pero que interpreta el papel perfectamente. Este año llegó, otra vez con su esposa, Emanuelle Seigneur, D'après une histoire vraie (Basado en una historia real), donde una escritora empieza a ser atormentada por una admiradora. Las críticas han sido bastante malas con el último film del veterano director.

A la mierda


Las guerras



FICHA TÉCNICA

Título original: The Pianist (Le Pianiste)
Año: 2002
Duración: 148 min.
País: Reino Unido
Director: Roman Polanski
Guion: Ronald Harwood (Libro: Wladyslaw Szpilman)
Música: Wojciech Kilar
Fotografía: Pawel Edelman
Reparto: Adrien Brody, Thomas Kretschmann, Maureen Lipman, Ed Stoppard, Emilia Fox, Frank Finlay, Julia Rayner, Jessica Kate Meyer

SINOPSIS


Wladyslaw Szpilman, un brillante pianista polaco de origen judío, vive con su familia en el ghetto de Varsovia. Cuando, en 1939, los alemanes invaden Polonia, consigue evitar la deportación gracias a la ayuda de algunos amigos. Pero tendrá que vivir escondido y completamente aislado durante mucho tiempo, y para sobrevivir tendrá que afrontar constantes peligros.

TIO BOONMEE RECUERDA SUS VIDAS PASADAS - LUNG BOONMEE RALUEK CHAT


EDITORIAL

Hojas que caen desparramándose en el suelo. Árboles que con sus ramas escalan hasta el infinito. Cielos que reflejan el futuro del universo. Nubes que chocan en busca de alguna conexión divina. Gotas que caen para cristalizar la tierra. Cantos que se oyen desde los cuatro puntos cardinales. Ojos que buscan amores correspondidos. Aromas que florecen desde lo más profundo de la tierra. Versos que escupen frases poéticas. Guitarras que aúllan verdades. Sonrisas que vencen cualquier enojo. Caricias que tocan el alma. Relojes que no desesperan. Naturaleza viva. Naturaleza humana.
La calma que precede a la tormenta. El caos como consecuencia de todo. La violencia como antídoto salvaje.


Miradas que huyen de persecuciones siniestras. Voces que gritan historias sin final. Miedos que callan a los más débiles. Egos que celebran victorias inmorales. Culturas mutiladas por el paso de los años. Especies extinguidas por la avaricia de los más poderosos. Bosques desmantelados como hojas de papel. Mares contaminados por un puñado de billetes. Corazones que sangran por adioses incomprensibles. Sitios que se encuentran cara a cara con la muerte. Playas devastadas por tsunamis rencorosos. Ciudades enterradas por bombardeos mesiánicos... Naturaleza muerta, naturaleza humana.
Causa y efecto. Nuestro karma…

Marcelo De Nicola.-

Canción elegida para la editorial


Seguimos con el karma



IMPRESIONES SOBRE TIO BOONME RECUERDA SUS VIDAS PASADAS



Fue el escritor y poeta Michael Houellebecq quien reprodujera alguna vez aquella pregunta formulada por el psiquiatra francés Jean Didier Vincent que cuestionaba con lucidez la costumbre de los roedores. Preguntaba entonces Vincent: ¿Qué es lo que hace una rata al despertar? Olisquear. Como ya hemos charlado más de una vez en este foro, los que hacemos este programa, creemos ver aquel destello chispeante y prometedor que es la inteligencia no en las respuestas, sino en las preguntas. Uno responde desde la memoria, las preguntas, sin embargo surgen del instinto. Olfatear, husmear, preguntar no es otra cosa que desconfiar. Cuestionar aquello que nuestros ojos ven, que nuestras manos palpan, cuestionar a las malditas rectas, a los colores que mienten rojos o amarillos, cuestionar cada limite, cada nota, cada palabra. Cuestionar para construir lo que derribaremos mañana. A principios del siglo pasado, Máximo Gorki escribía en su obra “Los bajos Fondos” que un hombre puede creer o no creer, eso es cosa suya. Porque es su propia vida la que apuesta por la fe, la incredulidad, el amor y la inteligencia. Y no hay sobre la tierra otra verdad más grande para el espíritu humano que esta gloriosa y humilde condición. 


El hombre arriesga su propia vida cada vez que elige y eso lo hace libre. Y esa libertad es el único lugar que debemos buscar dentro de este mundo que duerme en el arrullo constante de aquellas leyes que como el más triste de los prospectos nos enseña la libertad. La película que hoy nos reúne, del mítico director tailandés Apichatpong Weerasethakul, manejará esta misma idea de libertad desde su inicio. La oscuridad se quebrará primero desde el sonido. Oiremos, pájaros, insectos, la selva. Vendrán luego las imágenes. Un buey amarrado a un árbol mientras sus dueños comen al aire libre. El buey lucha por soltarse y lo logra. El animal corre por instinto pero a los pocos metros se detiene sin saber qué hacer con aquella libertad jamás experimentada. El hombre lo atrapa. La cinta trabajará durante todo su devenir, este concepto de intentar liberar los sentidos, las culpas, los karmas. Aparecerá aquella idea budista de la causa y el efecto. Aparecerán fantasmas, algunos de aspecto temible, que vendrán a contarnos sobre aquello que no vemos, que no sentimos. 


El film buscará romper estructuras establecidas e impuestas todo el tiempo. Desde el convencionalismo genérico se quebrará aquella idea de presentación de personajes típicas del género de terror, desde lo narrativo, veremos un quiebre en ciertas secuencias que tomaran el formato de leyendas, quebrando no solo la estética, sino también el verosímil planteado por el director. La fotografía será muy cuidada, planteando cuadros armónicamente compuestos y equilibrados. Las tomas, en general, serán largas, rompiendo allí también el dinamismo establecido por el cine comercial propio de la industria. Estaremos casi dos horas frente a un film metafórico, que hará referencias a códigos de una cultura que no es la nuestras. Quizás a veces quedaremos afuera de los conceptos allí expuestos, pero esto no será un inconveniente para el disfrute. Prevalecerá con suerte aquella seductora sensación del sonido de los cimientos de nuestros sentidos al romperse. Nos creeremos libres, aunque sea por un instante.-

Lucas Itze.- 

Canción post impresiones


También sonó este gran tema de ANIMAL


Y nos despedimos con esto



FICHA TÉCNICA

Título original: Lung Boonmee raluek chat (Uncle Boonmee Who Can Recall His Past Lives)
Año: 2010
Duración: 113 min.
País: Tailandia
Director: Apichatpong Weerasethakul
Guion: Apichatpong Weerasethakul
Música: Varios
Fotografía: Yukontorn Mingmongkon, Charin Pengpanich, Sayombhu Mukdeeprom
Reparto: Thanapat Saisaymar, Jenjira Pongpas, Sakda Kaewbuadee, Natthakarn Aphaiwonk,  Geerasak Kulhong, Kanokporn Thongaram, Samud Kugasang, Wallapa Mongkolprasert, Sumit Suebsee, Vien Pimdee

SINOPSIS


El Tío Boonmee sufre una insuficiencia renal aguda y decide acabar sus días entre los suyos en el campo. Sorprendentemente, los fantasmas de su mujer muerta y de su hijo desaparecido se le aparecen y lo toman bajo sus alas. Mientras medita sobre los motivos de su enfermedad, Boonmee atraviesa la jungla con su familia hasta llegar a una cueva en la cima de una colina, el lugar donde vino por primera vez al mundo.

viernes, 23 de junio de 2017

MATCH POINT


EDITORIAL

Hace algún tiempo, un amigo de esta casa, el filósofo Monteigne, señalaba que la persecución de la cosa, ya es la cosa. La vida es un gran suceso de esperas, de vísperas que nunca alcanzan lo que prometen, de dilaciones que culminan convirtiéndose en nuevas dilaciones. Consumiremos la mayor parte de nuestro ánimo en esperar, más que en disfrutar lo esperado.  Tendrá el café el sabor de tu boca si al beber el ultimo sorbo, mis labios se refugian entre los tuyos. La ternura y la belleza alumbraban este camino nueve meses antes de poder acariciar tu pequeñísima mano. La noche abrumará nuestros sentidos con la oscuridad de su manto cuando luego de la espera ya no haya nada y la ausencia astille toda esperanza.  Entonces allí, la persecución de la cosa ya no será la cosa, sino un padecimiento independiente. 


En este sentido, entonces, entenderemos que el resultado de la espera, aunque fugaz, aunque breve,  resignificará el tiempo esperado. Una muerte heroica, compensará de alguna manera la crueldad de una vida miserable. El deseo, será placer y una traición revelara al fin todo lo falso. Cabe destacar, entonces, mis queridos amigos, aquel fango del azar en donde confluyen todas nuestras esperas y de la que depende en consecuencia la resignificación de todo aquel tiempo dedicado a su sentencia. No será otra cosa más que la suerte la que ilumine u oscurezca cada uno de los pasos que demos sobre los grises baldosones de la vida. No habrá amuletos ni dioses capaces de doblegar la ferocidad de aquel dictamen. Estaremos solos, caminando bajo la pesada angustia de sabernos arrojados al sin sentido oscuro y perverso del universo. La jornada será difícil y los paraísos tal vez imposibles. Buena suerte es lo único que nos deseo.-

Lucas Itze.-

Canción elegida para editorial



IMPRESIONES PARA MATCH POINT


Ella sale con tiempo sabiendo que el tráfico puede ser una complicación inesperada. En lugar de viajar con su auto, prefiere pedir un taxi para quedarse tranquila y disfrutar del paisaje. Llegando al peaje empieza a encontrar la autopista un poco congestionada. El chofer empieza a darle charla para que el tiempo pase más rápido, aunque ella prefiere que su reloj se detenga. Una vez pasado el peaje, el caos. Los autos están apiñados y parecen no querer moverse. Avanzan a paso de hombre, como un soldado que camina sigiloso en tierras enemigas. El tiempo se acorta, huye despavorido. Después de minutos eternos de espera, parece que el camino vuelve a abrirse. Un pequeño accidente fue el culpable del atraso. El chofer acelera lo más que puede. Llegan a destino. Baja las valijas a la carrera y entra en quinta velocidad en busca de su terminal. La entrada para el vuelo está cerrada. Por más ruegos, el avión saldrá en horario, pero ella no estará en él. Una hora después, está haciendo tiempo para tomar el próximo, que para su tranquilidad, saldrá en tres horas y cuenta con lugares. De repente, empieza a notar que la gente del aeropuerto empieza a caminar más rápidamente. Las caras de angustia se van transformando. Los gritos y llantos se escuchan a metros de distancia. El celular suena, es un mensaje de texto que escupe una frase que duele: decime que no te subiste al avión. Ella estalla en un llanto eterno...


Él está en una oficina que no es la suya, día de reuniones, bastante caótico para un viernes, y encima lejos de casa. De repente, el celular suena. Llega la noticia que esperaba hace nueve meses. Se disculpa, y aunque las caras de sus colegas eran de pocos amigos, sale a paso raudo en busca del primer taxi que encuentre. Sube. En el camino, no podrá evitar la emoción de contarle al taxista la buena nueva, quien le responde que a partir de ahora, no va a poder dormir más. No importa, en este momento, sueños son los que sobran. Baja del auto como un rayo. Se acerca a una ventanilla y pide un boleto para el primer vuelo que salga. La chica le guiña el ojo, y le confiesa que en el próximo avión a despegar, queda justo un asiento, parece que los planetas se alinean. Luego de hacer los trámites correspondientes, sube al avión y ve la primera foto, es igual a ella. Se sienta y se duerme, del stress que lo acorrala. De repente, un ruido, seguido de un movimiento brusco. Se escuchan gritos por todos lados, mientras el agarra el celular con fuerzas. El golpe es devastador. El sueño será eterno.


Dos historias, distintos finales. ¿Cuestiones de azar o el maldito llamado destino? ¿En qué basamos la suerte? A veces, un simple segundo puede cambiar toda una historia, en cualquier ámbito, y cuando sucede, le echamos la culpa a la suerte, como suele suceder en el deporte. Si la pelota da en un palo y sale para afuera, o si camina por la cornisa de la red y tenemos que esperar de qué lado cae. Y así nos abre el telón Woody Allen. El genio neoyorkino, nos deja esa picante frase inicial: "Aquél que dijo "más vale tener suerte que talento", conocía la esencia de la vida. La gente tiene miedo a reconocer que gran parte de la vida depende de la suerte, asusta pensar cuántas cosas escapan a nuestro control... Y así, nos deja pensando, tanto que tenemos que retomar el film, mientras una pelota de tenis se tambalea en la red, pero cae del lado perdedor. La acción transcurre en Londres, y por primera vez el director escapa de su Nueva York amada para un recorrido por las grandes ciudades europeas que luego continuará en Barcelona, Roma y París. De a poco, nos presenta los personajes, a Chris Wilton, un joven ex tenista irlandés que dejó ese mundo y ahora se gana la vida como profesor de tenis y a Tom, un joven de buena posición económica que será su alumno. De entrada ambos se llevarán tan bien, que hasta le presentarán a Chloe, la hermana de Tom, con quien quieren unirlo. 


El protagonista empieza a encontrar en ellos lo que siempre quiso: poder, dinero y ambición. Hasta que aparece ella, Nola Rice, en una presentación deslumbrante que enamora a cualquiera, en el papel de la nueva musa de Allen, la bella Scarlett Johansson. Como era de esperar, y acá el maestro no utilizó ningún truco, entre ellos nace un furtivo romance con un pequeño detalle, ella es la novia de su amigo, y el ya sale con la hermana... Allen nos irá llevando de a poco por la curva dramática del personaje. Durante el metraje, nos dará algunos indicios de ciertas secuencias que vendrán a continuación. Uno de los más notorios es cuando vemos a Chris leyendo Crimen y Castigo de Fiodor Dostoievski, donde el autor se termina tuteando con el escritor ruso, ya que los genios hablan el mismo idioma. El guión es la piedra basal, con diálogos en los que no hace falta ni agregar una coma. La fotografía rebosa de colores claros y fuertes, pese a ese gris con el que se lo conoce a Londres, en gran parte, para resaltar la belleza de Nola. El montaje y los encuadres rozan la perfección, mientras que la música forma una parte fundamental del film. Allen, jazzero empedernido, deja este género que utiliza en la mayoría de su filmografía para adentrarse en una ópera hitchcockiana en la escena clave de la película. Mientras Chris está planeando el asesinato de Nola, ya embarazada, la música irá in crescendo, dándonos a entender que algo va a suceder. 


Con el hecho consumado, quedará la investigación policial, donde no faltará el humor negro propio del director, pero sobre todo, quedarán preguntas, en nuestra cabeza y también en la del protagonista. Este empezará a sentir culpa por el crimen, se despertará en el medio de la noche y verá a los fantasmas que lo acosarán, aunque todo quedará en la conciencia de él, y en la moral de los que vimos el film. El azar vuelve a aparecer en ese final, donde uno de los anillos que el protagonista arroja, no cae al río. Otra vez Allen se burla de nosotros, dando un giro justo, culpando a un narcotraficante muerto que justo tenía el anillo para darle una vida más a Chris. Por lo tanto, el director vuelve a jugar con la suerte, y al igual que el protagonista, nos pregunta para que sirven la honradez, la humildad, o las buenas acciones, si todo está definido, en gran medida, por el azar. Incluso va más allá en esa dura frase del sueño, donde cita a Sófocles diciendo “no haber nacido es el mejor premio”, en un lindo cachetazo para esa aristocracia que cree que sólo los que tienen dinero pueden traer hijos al mundo, quizás, razón por la cual se obvia el embarazo luego de la muerte de ella… Así Chris empieza a encajar perfecto en ese universo, de ética comprada y moral de plástico, donde ni siquiera la llegada de un hijo lo llena de absoluta felicidad, para que toda la vida se transforme en una ruleta de un falso genio amor.

Marcelo De Nicola.-

Canción post impresiones


La suerte del irlandés, ya lo dijo el amigo Lennon 


Un crímen perfecto 


Nos despedimos así


FICHA TÉCNICA

Título original: Match Point
Año: 2005
Duración: 120 min.
País: Reino Unido
Director: Woody Allen
Guion: Woody Allen
Música: Varios
Fotografía: Remi Adefarasin
Reparto: Jonathan Rhys Meyers, Scarlett Johansson, Emily Mortimer, Matthew Goode, Brian Cox,  Penelope Wilton, Alexander Armstrong,  Ewen Bremner, James Nesbitt, John Fortune, Rupert Penry-Jones

SINOPSIS


Chris Wilton (Jonathan Rhys Meyers) es un ambicioso y joven profesor de tenis con escasos recursos económicos. Gracias a su amistad con Tom Hewett (Mattew Goode), consigue entrar en la alta sociedad londinense y enamorar a su hermana Chloe (Emily Mortimer). Tom, por su parte, sale con Nola Rice (Johansson), una atractiva americana, de la que Chris se encapricha nada más verla. El azar, la pasión y, sobre todo, la ambición llevarán a Chris a cometer acciones que determinarán su vida y la de los demás para siempre.

MUNDO FANTASMA - GHOST WORLD


EDITORIAL

Ciertos ángeles caen del cielo para caminar entre la gente. Son apenas fantasmas que transitan en un mundo donde la melancolía suele ser maltratada por seres despiadados. El trayecto de la vida los cruzará con caretas que esconderán sus verdaderas caras, sus duras derrotas, sus tristes pesares. Por momentos, todo se transformará en un ring, donde la mejor idea será tratar de no caer por nocaut, aunque las apuestas se les rían en la cara. Será una batalla segundo a segundo, donde no habrá que dejarse caer. Las miradas esperarán con ansias el momento del impacto, deseando que la sangre brote hacia el exterior. Pero mágicamente, eso nunca llegará. La mente crea una corteza extraña que evita que ciertos dolores penetren y lleguen al corazón. La soledad ataca como un lobo hambriento luego de perder su jauría. Las almas gemelas se encontrarán para escapar del escarnio. Tendrán que pelear contra la hipocresía y la falsedad de un mundo irritable. Encontrarán en el camino sonrisas de plástico y frases sin alma. Sólo estos fantasmas entenderán el valor en las pequeñas cosas, insignificantes para muchos otros. 


Se verán, como muchos de nosotros, como los eternos perdedores. Pero su importancia radicará en no cambiar nunca. El ser ellos mismos será la principal razón de sus victorias. Serán testigos de un juicio final, donde los cobardes morirán sin gloria. Ellos se irán en una danza de bailes infinitos, sabiendo que otros festejaban triunfos falsos de moral desdibujada. Quizás porque nunca pidieron estar acá, en un universo que colapsa por más odios que amores. Por eso aparecieron en este mundo, para tratar de explicarnos que el futuro era un desastre. Pero ya era demasiado tarde, a los diferentes los habíamos dejado de lado. Entonces paulatinamente se fueron yendo. De a poco, sólo seremos pedazos de seres virtuales interactuando como robots sin sentimientos. Cuando nos demos cuenta, será demasiado tarde. Moriremos de pena sin haber encontrado nunca la verdadera felicidad, mientras los ángeles nos mirarán con tristeza desde algún punto, no pudiendo evitar que la Tierra se transforme en un mundo fantasma.

Marcelo De Nicola.-

Canción post editorial



IMPRESIONES SOBRE MUNDO FANTASMA


Que la voz retumbe en cada esquina. Que en los bares no se hable de otra cosa, y que el mensaje corra como un virus por tu sangre. Den la alarma. Mis amigos: no crezcan, no crezcan que es una trampa. Ojala que el más sabio de nosotros logre escapar entre lúgubres máscaras a la murga del tiempo para que el plan se derrumbe de una vez y para siempre. Nada quedará de nuestras aventuras cuando la ensordecedora máquina del futuro devore con fruición todas nuestras ganas y descubramos de la manera más angustiosa, que aquella estrella que seguíamos con tanto brío, ha muerto hace ya tiempo. Crecer es resignarse. Es mutilar el deseo de nuestros huesos. Es olvidarse para siempre del olor y el dolor del mundo. Sentados junto a la ventana, vimos que aquel frio oscuro caminaba libre por las calles, helando a nuestra tribu, desolando todo sueño, congelando con crueldad cada fibra de nuestro ánimo y no hicimos nada. Ahí, sin dudas, crecimos. Crecimos cuando el miedo gano finalmente la partida y nos olvidamos para siempre de todos los bordes. Cuando dejamos de buscarnos en el abismo de nuestra existencia y resignamos la belleza de nuestra mirada al triste cuento del mundo que nos contaron. Cuando encarcelamos nuestra magia y nuestra espontaneidad (el ultimo reflejo de nuestro brillo) en aquel intento de organización perversa que son los planes. Cuando asesinamos para siempre a la sorpresa, en las frías letras de un almanaque. 


Allí, mis queridos amigos, se desarmó para siempre la tribu y nos desparramamos lejos unos de los otros, dispersos y desorientados, sin saber dónde queda nada ni dónde están todos, en la lejanía que el inmenso patio de esta cárcel convida, vistiendo estos ojos que nos niegan, pronunciando estas palabras agrias y muertas que ya no seducen a nadie, escondidos dentro de esta gabardina enmohecida de miserias, ciegos como turistas en las penumbras de este mundo fantasma. Daniel Clowes brillará de alguna manera entre las tinieblas que circundan estas celdas con aquel comic azulino, desbordante de humor negro, amistades y adolescencias llamado Ghost World. Buscaran aquellas páginas la nostálgica estética de la sensación de caminar a casa en el crepúsculo, en el justo momento en que las mentes se anestesian delante de la fogata catódica de los televisores encendidos. Pasaran algunos años para que el amigo Terry Zwigoff decida adaptar todo aquel material en un relato cinematográfico. El film prescindirá de aquella estética azulina y optará por la paleta vivida de colores puros, brillantes y fluorescentes típicos de la cultura pop de los años ´70. El director buscará centrar el relato en el conflicto dramático padecido por sus protagonistas Enid y Rebecca diseñando una puesta de cámara en función a este objetivo. No habrá poética en los recortes ni resignificación en los movimientos de cámara. La idea del mundo fantasma subyacerá en aquella crítica que hace el film al arte pop del que se sirve. Trabajará con un lenguaje figurativo y realista, se mofará de la ausencia de un planteamiento crítico, trabajará el carácter inexpresivo y encontraremos cierta repetición en la cadencia escénica planteada. 


El director buscará denunciar la soledad resultante que se desprende en consecuencia del mundo industrializado y la sociedad de consumo en la que vivimos. Enid y Rebecca terminaran la secundaria y serán lanzadas a las feroces fauces de un mundo que no las contiene ni las seduce. Un mundo monótono, diseñado bajo las perversas reglas que impone el capitalismo, que excluye y mata todo lo que no se vende ni se compra. En aquella otra vereda, también estará Norman, aquel anciano que espera un micro que nunca llega, triste metáfora de lo obsoleto, de la muerte que nos espera al final del viaje, cuando ya nada nos ata a este mundo. Sera Rebecca la que cometa la más triste de las traiciones y en un descuido se adapte a aquel mundo descolorido y absurdo, buscando la seguridad en la rutina de un explotador trabajo asalariado. La veremos caminar como una más en aquella murga triste, ya sin risa, ya sin brillo, tan lejos de cualquier aventura. Entenderemos no sin angustia, que Rebecca ha crecido. Enid decidirá entonces seguir caminando por aquella hierba salvaje por la que nadie pisa, buscando que el mundo le pegue de frente, con todo el dolor de su desprecio y todas sus brisas. No contará jamás la anécdota porque estará ocupada aun viviéndola. Se sentará entonces a esperar su micro, en el mismo lugar que antes lo hiciera Norman. Aguardará con la melancólica intención de dejar atrás aquella realidad de códigos de barras y de caras acartonadas que juran lo que mienten. Su autobús llegará, pero jamás lo veremos, porque para ese entonces, nosotros también ya habremos crecido.

Lucas Itze.-

Canción elegida para las impresiones



UNIVERSO ZWIGOFF


Terry Zwigoff nació en Appleton, Wisconsin. Criado en Chicago, se mudó a San Francisco en los años 1970, donde conoció a Robert Crumb, quien compartía su interés por la música folclórica estadounidense de la pre-guerra. A los 22 años aprendió a tocar el violonchelo y la mandolina, y se unió a la banda de cuerdas de Crumb, llamada R. Crumb & His Cheap Suit Serenaders, con quienes realizó varias grabaciones.
Empezó su carrera en el cine haciendo documentales. En 1978 encontró accidentalmente una extraña grabación de un desconocido músico de Chicago de los años 1920, Zwigoff (coleccionista de discos además de músico) comenzó un trabajo de investigación sobre la vida de ese músico que duraría dos años. El resultado fue su primer documental: Louie Bluie (1985), estrenado en Sundance, sobre el misterioso músico de cuerdas y blues, Howard Armstrong.
En 1994 se estrenó Crumb, un elogiado documental sobre Robert Crumb y sus dos hermanos. Cuando Crumb no fue nominada al Oscar, hubo una protesta por parte de los medios de comunicación que forzó a la Academia a hacer modificaciones en el proceso de nominación de documentales, el cual previamente era dominado por los distribuidores de los mismos.
En 2001 llegó su primer trabajo de ficción, Ghost World, co-escrita junto a Daniel Clowes. Ambos fueron nominados al Oscar como mejor guión adaptado y el Independent Spirit, además de varias nominaciones para Thora Birch y Steve Buscemi, entre ellos, el Globo de Oro.
En 2003 llega la comedia Bad Santa, escrita por los hermanos Coen, donde Billy Bob Thornton interpreta a un alcohólico que trabaja de Papá Noel en los centros comerciales, y cuando estos cierran, desconectan la alarma para hacerse con el dinero de las cajas fuertes.
En 2006 dirige otra adaptación al cómic de Daniel Clowes como Art School Confidential, la historia de un joven artista que sueña con ser como Picasso, pero sus retratos no son debidamente apreciando en el mundo del arte.
Este año dirigió el telefilm titulado Budding Prospect, donde cuenta la historia de un grupo de amigos abandona San Francisco en 1983 para levantar su propio imperio de marihuana fuera de la ciudad.

GRUNGE

Debido a la muerte de Chris Cornell, y teniendo en cuenta el universo adolescente que retrata el film, decidimos hacer un especial con las principales bandas del género grunge y su historia.
Conocido como el sonido de Seattle, surgió a fines de los 80. Las características distintivas del sonido grunge eran sus guitarras fuertemente distorsionadas y enérgicas, melodías vocales guturales, muchas veces pegadizas y repetitivas, así como baterías predominantes; mientras sus letras se caracterizaban por reflejar apatía y desencanto. Las canciones primerizas y más agresivas del género estuvieron influenciadas por el Sludge metal.
Se cree que el término "grunge" proviene de una pronunciación relajada del adjetivo "grungy" (jerga usada en inglés para decir "sucio"), el cual se originó como jerga de los términos en inglés "dirt" ("suciedad", "mugre") o "filth" ("inmundicia", "porquería").
Generalmente se acredita a Mark Arm, entonces vocalista del grupo Green River y posteriormente de Mudhoney, como la primera persona que utilizó el término "grunge", refiriéndose a un nuevo estilo musical. Arm usó la palabra en 1981 en una carta que escribió y envió bajo su nombre de pila, Mark McLaughlin, a la revista de Seattle Desperate Times, en la que criticaba a su anterior banda Mr. Epp and the Calculations, llamándola "Pure grunge! Pure white noise! Pure shit!" ("¡Basura pura! ¡Ruido blanco puro!, ¡Mierda pura!"). El director de la revista, Clark Humphrey, mencionó ésta como la primera vez que se utilizaba la palabra para referirse a una banda de Seattle y añadió que Bruce Pavitt, de la discográfica Sub Pop, popularizaría el término al usarlo frecuentemente para describir el estilo de Green River. A pesar de que Arm usó el término originalmente de forma despectiva, acabó denominando uno de los géneros musicales más populares de la década de los noventa.
Las bandas que terminaron de confirmar el grunge como masivo, fueron Nirvana, Pearl Jam, Alice in Chains, Stone Temple Pilot y Soundgarden.

Nirvana sacó sólo tres discos de estudio, pero fue con Nevermind donde saltaron a la fama. En el mejor momento de su carrera, el suicidio de Kurt Cobain dejó al rock sin una de sus estrellas más importantes y lo convirtió en leyenda.


Pearl Jam se formó en 1990. Su primer disco, Ten, del año 1991, le dio un salto a la popularidad jamás imaginado para sus jóvenes miembros. Hasta el momento, la banda lleva diez discos de estudio, además de discos en vivo y dvd´s. Su líder, Eddie Vedder, se ha convertido en uno de los músicos más carismáticos del momento.


Alice in Chains, al igual que las anteriores, también se formaron en Seattle. Con tres discos desde 1987 hasta 1995, fue el segundo, Dirt, el que los llevó a la fama. En 1997 se tomaron un receso, en parte debido a la salud del vocalista, que seguía inmerso en el mundo de las drogas, lugar en el que se había metido tras la muerte de su novia un año antes por una enfermedad del corazón. El 5 de abril del 2002, el vocalista, Layne Stanley, moría por una combinación de heroína y cocaína. 9 años después, también por drogas, fallece Mike Star, su primer bajista. En 2009, tres antiguos miembros de la banda volvieron a grabar con William DuVall en la voz, y ya han sacado dos discos desde entonces.


•Desde San Diego en 1992 apareció Stone Temple Pilots, que con sus discos Core y Purple llegaron a la cima en el país americano. Luego siguieron 5 discos más. La banda tuvo una breve separación entre 2004 y 2008, pero su líder, Scott Weiland formaría Velvet Revolver (la banda de Slash, McKagan y Sorum). Luego de que Slash lo despidiese, volvió a STP hasta el 2013. El 3 de diciembre de 2015, mientras hacía una gira con su banda Scott Weiland & The Wildabouts fallece de un paro cardíaco en el autobús, por una mezcla de drogas y alcohol.


Soundgarden se formó en 1984, pero su primer EP llegó en 1987. El éxito les llegó de forma masiva en 1994, pleno éxtasis del grunge, con su sexto disco Supeunknown, que incluía temas como Black Hole Sun, Spoonman o My Wave. La banda se separó en 1996 luego del disco Down up the Upside. Su cantante, Chris Cornell, forma la gran banda Audioslave. En 2012 Soundgarden se vuelve a reunir, y como todos sabemos, este 17 de mayo Chris Cornell se suma a la lista de cantantes del género que nos deja repentinamente, aparentemente por una decisión propia.



FICHA TÉCNICA

Título original: Ghost World
Año: 2001
Duración: 111 min.
País: Estados Unidos
Director: Terry Zwigoff
Guion: Daniel Clowes, Terry Zwigoff
Música: David Kitay
Fotografía: Affonso Beato
Reparto: Thora Birch, Scarlett Johansson, Steve Buscemi, Brad Renfro, Illeana Douglas, Bob Balaban, Dave Sheridan, Stacey Travis, T.J. Thyne, Pat Healy

SINOPSIS


Enid y Rebecca, dos rebeldes adolescentes amigas desde hace años, no saben cómo pasar el rato ahora que ya han acabado los estudios de secundaria. Pese a sus tímidos esfuerzos por encontrar trabajo, a menudo acaban deambulando por las calles, escrutando el comportamiento de la gente que les rodea. Atraídas por los personajes excéntricos, suelen mirar los anuncios personales del periódico local. Enid llama al autor del anuncio más lamentable, un hombre solitario de cuarenta años, coleccionista de discos, y le invita a una cita a ciegas. Ambas acudirán al restaurante convenido para espiarle y saber cómo es su vida...