Todos los jueves de 21 a 22 hs.

Todos los jueves de 21 a 22 hs.

martes, 12 de agosto de 2014

THE TRUMAN SHOW

Programa 64 (11-07-2014)


EDITORIAL

La vida es ser libre. Volar. Con la mente, con el corazón, con tus sueños. Sueños que intentaremos cumplir con el paso de los años. Escapar de esa maldita rutina que nos convida miles de horas perdidas y a la que tratamos de añadirles migajas de sentimientos.
Sentimientos que no pueden quedar encerrados dentro de una caja, como si fuéramos animales recluidos en un maldito zoológico. O como un pájaro en una jaula sin poder volar.
¿Qué sentirá ese pequeño animal al estar prohibido de lo que la naturaleza le dio? ¿Por qué el ser humano tiene esa maldita manía de controlar absolutamente todo? Será por miedo, o simplemente, por ese perverso egoísmo.
A veces estamos atrapados en esa jaula, queriendo escaparnos de todo, pero no podemos. Quizás esos miedos son los que nos manejan constantemente, los que nos entumecen los músculos, los que no nos dejan disfrutar de una charla con amigos, de un libro bien escrito, de una noche de amor.
Propongamos romper esos miedos, saltar esas barreras y encontrar la fuerza necesaria para abrir los barrotes de esa pequeña jaula. Seguir las señales del corazón para crear nuestro propio destino.
Destino que lo vamos creando nosotros, con cada decisión que tomamos, cada ruta que tomemos. Si doblamos a la derecha, tendremos un cuantioso mundo de oportunidades. Si elegimos el camino izquierdo, tendremos la misma cantidad, pero sólo debemos elegir por nuestros propios medios y nuestras propias convicciones.


Y nadie te tiene que juzgar si doblaste para el lado equivocado, porque de errores está hecha la vida, y esos errores serán el precio de una decisión propia.
Lo importante es que cada uno pueda decidir sobre sus próximos pasos, que nadie te quiera cortar las alas, ni cobrarte un peaje en la autopista de los sueños.
Que nadie te manipule, porque en este mundo que hoy nos toca vivir, todo ser humano existe para ser manipulado. Por las grandes cadenas, por los políticos, por los medios que te venden información falsa para llenar sus propias arcas llenas de odio y resentimiento.
Es tiempo de correr. Más rápido que ellos. No por miedo, sino para no contaminarnos de toda la mierda que nos rodea. Escapar de todo esto, como cuando éramos niños y nos escapábamos para escondernos, después de hacer alguna maldad. Pero una maldad inocente. Inocencia que los poderosos no conocen.
De repente, después de tanto correr, te darás cuenta que la lluvia dejará de mojarte, verás de repente un cielo despejado, y un hermoso sol que te iluminará desde un punto infinito.
Sabrás que has llegado a destino, el que vos elegiste, y del otro lado también estará ella, que recorrió distintos caminos, pasó por otras miles de pruebas y escapó de otros tantos problemas para llegar ahí.
Estarán frente a frente, sin decir ni una palabra, pero diciéndose absolutamente todo. Sabrás desde ese momento que serán el uno para el otro. Y que a partir de ese, todos los días, se dirán: buenos días, buenas tardes y buenas noches…

Marcelo De Nicola

Canción elegida para la editorial


IMPRESIONES SOBRE THE TRUMAN SHOW


La vida nunca fue mirar televisión, dice una leyenda que hay un pared que tapan los escombros que quedaron luego de que el club del barrio se cayera a pedazos. Y siempre me llamó la atención.
Y la televisión juega un papel preponderante en el guion firmado por el neozelandés Andrew Niccol (también guionista y director de films como Gattaca, Simone y El señor de la guerra). Y finalmente dirigido por un director de más renombre como Peter Weir (La sociedad de los poetas muertos). 
The Truman Show muestra la vida de Truman Burbank en directo, desde el día que nació. Parte de un embarazo no deseado, por primera vez en la historia, una productora se hacía cargo de la adopción de un niño. Todo, es un gran decorado, un falso mundo, formado por actores y 5000 cámaras ocultas que muestran la vida de la ciudad de Seahaven. Y acá es cuando empezamos con las simbologías. Ya el nombre te dará un indicio: Truman, en inglés y como suena, se traduce como Hombre Verdadero, demostrándonos que él es lo único real del mundo ficticio.
El film empezará con Christof (excelente como siempre Ed Harris), el director y creador del Show (otra simbología, ya que su nombre deriva de Cristo) diciendo a cámara: estamos hartos de actores con emociones falsas, hartos de ver pirotecnias y efectos especiales. Mientras el mundo que le rodea es, en cierto sentido, falso. No hay nada falso en Truman. Sin guiones, sin tarjetas indicadoras. No es Shakespeare, pero es genuino. Es una vida.


Luego de eso, conoceremos a Truman, ese personaje genialmente interpretado por Jim Carrey, quizás en el mejor papel de su carrera. Estará como todas las mañanas, hablando frente al espejo, demostrando su más hermosa inocencia. Aparecerán luego, las entrevista a Hannah Gill, quien hace de Meryl, su mujer (una talentosa Laura Linney) y a Louis Coltrane, en el papel de Marlon, quien es su mejor amigo (bien interpretado por Noah Emmerich). Ambos dirán que la vida de Truman es real, y que ellos son parte de ese mundo real.
La película seguirá su vida día a día, como el programa mismo. Nos presentará a los mismos personajes que Truman se cruza todos los días, la familia de al lado, el vecino y su perro Pluto, unos gemelos insoportables y hasta sus compañeros de trabajo.


La historia seguirá en forma lineal hasta un punto, donde pequeños raccontos nos llevarán a entender porque Truman le tiene miedo al mar, ya que ahí durante una tormenta, murió su padre. O el porqué de querer irse a Fiji.
Y ahí aparece ella, Lauren, una joven de la que Truman se enamora instantáneamente. Pero Christof tiene otros planes. Aunque Sylvie, tal su verdadero nombre, esa extra que fue la persona más real que conoció, intenta decirle a ese adolescente Truman que es todo falso.
El nunca más la verá, pero siempre estará en su corazón. De repente se empezará a dar cuenta que todo gira en torno a él, hasta que llega el momento de conocer la verdad.
Llegará en un velero de nombre Santa María, en una referencia a las carabelas de Colón, para descubrir su propio América. Christof le dirá: No hay más verdad afuera que en el mundo que yo cree para ti, las mismas mentiras, el mismo engaño, pero en mi mundo no tienes nada que temer.


Pero al igual que nosotros, Truman optará por el amor, por la realidad, nos pondremos una vez más, del lado de la justicia. Nos abrazaremos como las camareras del bar, y nos emocionaremos como el hombre que vive en una bañera.
Cruzará esa pared, y se irá en busca del amor de su vida. Atrás quedará ese mundo ficticio, esas caras acartonadas, esas sonrisas falsas, esas palabras mudas.
Nuestro héroe nos demostrará que por más golpes que te de la vida, a veces hay que tener esa valentía para derribar los miedos, será entonces tiempo de conocer el verdadero cielo, de chapotear en las más reales aguas, de encontrarse con Sylvie, para empezar a vivir una nueva vida, como si fueran unas vacaciones permanentes…

Marcelo De Nicola

Canción post análisis


Seguimos buscando la clave del éxito


También escuchamos algo de Skay...


Y nos despedimos, sabiendo que el show... debe continuar


FICHA TÉCNICA

Título original: The Truman Show
Año: 1998
Duración: 103 min.
País: Estados Unidos
Director: Peter Weir
Guión: Andrew Niccol
Música: Burkhard Dallwitz
Fotografía: Peter Biziou
Reparto: Jim Carrey, Laura Linney, Noah Emmerich, Ed Harris, Natascha McElhone, Holland Taylor, Paul Giamatti, Adam Tomei, Harry Shearer, Brian Delate, Philip Baker Hall, Peter Krause, O-Lan Jones

Sinopsis

Truman Burbank es un hombre corriente y algo ingenuo que ha vivido toda su vida en uno de esos pueblos donde nunca pasa nada. Sin embargo, de repente, unos extraños sucesos le hacen sospechar que algo anormal está ocurriendo. Todos sus amigos son actores, toda su ciudad es un plató, toda su vida está siendo filmada y emitida como el reality más ambicioso de la historia.

TRAILER





lunes, 11 de agosto de 2014

BLOW UP

Programa 63 (04-07-2014)


EDITORIAL

Puedo verlo todo. Encerrado en aquel instante se encuentra el mundo. Juego dentro del rectángulo. Agrando su tamaño, usando mis dedos en L, lo achico de manera ridícula. Me salpico con el agua marrón del rio. Oigo la inmovilidad de sus aguas en aquel cantar que supo sonar contra rocas y raíces y que lo volverá a hacer a pesar de todos los ojos imprudentes. Su canción fue mansa y susurrada como un secreto que nunca acaba. Entonces descubro al niño eterno, que desafía a la corteza de los arboles con su desnudez. Mi boca estalla en su risa al descubrir sus piernas enrolladas, su mano en la cintura de tipo ya adulto. Me río con los dientes, con los ojos, mis orejas bailan con esa risa que me hamaca y te tienta a vos también, que me miras y ya no te importa el motivo de mi risa. Entonces recuerdo sus risas, que me tienta a mí también y en el espasmo me pierdo en lo liberador de aquel reflejo, en la belleza que entrega esa mueca ridícula que desnuda los dientes, que como decían ellos, hacían bailar las orejas y hamacar el cuerpo. Puedo verlo todo. El rectángulo escapa al límite. Después de todo, nuestra visión está supeditada siempre a alguna figura geométrica. 


Me resultan interesantes las personas que miran en círculo o decágono, evito a los imbéciles que se jactan de su triste visión de pentágono y me río de los que discuten pomposamente guiñando ojos tetraédricos. Charlo en los cafés con los triángulos, aunque nunca logro entenderlos. Miro nuevamente el río, mis pequeños pies desnudos juegan con la tierra húmeda por las salpicaduras que entrega su canción mansa y susurrada como un secreto que nunca acaba, me aclara él a mi oído niño que no lo entiende, pero que disfruta de su voz, de su calma y sus susurros. Y me despierto en la risa de ellos, jugando con sus dedos sobre el rectángulo. Ella, con su ternura inmensa, desfruta de la risa de él, sin importarle el motivo. Y mi angustia muere en aquella alegría que vuelve, y ya creo no extrañarlos más, por lo menos hoy, que veo la rabia del sol de la mañana golpear en mi ventana y no me queda más que jugar con el tiempo para volver a encontrarlos y poder sacudirles el olvido, como quien limpia la tierra de un sweater o una campera. Burlar la ilusión del tiempo, como lo hacías vos. Seguir caminando treinta años antes, para tropezar una década después y así poder curarme hoy. Reírme con ustedes una vez más bajo el sol que acompañaba a aquel río. Ese es mi deseo, el deseo de una mañana de verano.-

Lucas Itze.-

Canción elegida para la editorial


IMPRESIONES SOBRE BLOW UP


Alguna vez comprendí que un plano, es ideología, no solo por lo que muestra, sino también por lo que decide no mostrar. Siempre el recorte de la realidad resultara tendencioso, y con esto, en realidad, digo muy poco. Si lo pienso más en profundidad, creo entender que cualquier acto de nuestra vida consciente no hace más que decidir por un camino que niega otros. En la suma de aquellas negaciones, con suerte, resulte una ideología, y en esa ideología, un punto de vista desde donde mirar al mundo. Esta idea, quizás quede mejor desarrollada en aquella joya de Michelangelo Antonioni que es BLOW-UP. 


La estructura del film será bastante curiosa. Estará trabajada desde una rigurosa linealidad a pesar de la aparición sistemática de flashbacks. Este quiebre temporal, se verá representado en la serie de fotos tomadas y luego ampliadas por Thomas, protagonista del relato. Veremos plasmada la idea del cuadro dentro del cuadro, notaremos que así como no nos bañamos dos veces en el mismo río, tampoco observamos de la misma manera una obra porque nuestra visión tampoco es la misma. La imagen cambia, porque cambia el que mira, y al cambiar el que mira, se modifica el punto de vista. La obra, inevitablemente, ya es otra. En su devenir, el film nos entregará encuadres deliciosos, una fotografía estupenda y a cada segundo sentiremos la mano de nuestro hermano Cortázar atizando aquel fuego maravilloso desde la historia que dio lugar a este relato, genialmente adaptado y guionado por el mismo Michelangelo. Blow-up confirmara aquello de que Antonioni narra donde Hoolywood elipsa. Veremos secuencias enteras donde la acción estará supeditada solamente a la narración de la construcción del protagonista. Secuencias impensadas para los films amigos de la industria. 


Finalmente, Antonioni, logrará hablarnos sobre nuestra manera de mirar la realidad. Entenderemos que muchas veces, la parcialidad de nuestra visión, estará afectada por nuestros conocimientos, los cuales serán nuestra única herramienta para adueñarnos de aquel objeto, y así, poder encontrarle un lugar en nuestro minúsculo mundo. Tomaremos solo partes de aquel circo que se desarrolla allá afuera, nos abrazaremos a sus astillas con la fuerza de un náufrago hasta aburrirnos de ellas. Y entenderemos, entonces, que el verdadero conocimiento aparecerá, solo al dejarlas partir.

Lucas Itze.-

Canción post análisis


Y hablando de cuadro dentro cuadros...


Nos fuimos, viéndote a vos...


FICHA TÉCNICA

Título original: Blow-Up (Blowup)
Año: 1966
Duración: 108 min.
País: Reino Unido
Director: Michelangelo Antonioni
Guión: Tonino Guerra & Michelangelo Antonioni (Cuento: Julio Cortázar)
Música: Herbert Hancock (AKA Herbie Hancock)
Fotografía: Carlo Di Palma
Reparto: David Hemmings, Vanessa Redgrave, Sarah Miles, Peter Bowles, Jane Birkin, Gillian Hills, Verushka

SINOPSIS

Adaptación de un cuento de Julio Cortázar que narra la historia de un fotógrafo que, tras realizar unas tomas en un parque londinense, descubre al revelarlas una forma irreconocible que resulta ser un cadáver.

TRAILER




martes, 5 de agosto de 2014

EL EXPERIMENTO - DAS EXPERIMENT

Programa 62 (27-06-2014)


EDITORIAL

¿A dónde está la libertad? Los muros son invisibles y es por eso que caminamos ocasionalmente con la frente sangrando, los tobillos hinchados y cansados de arrastrar aquellas cadenas que no nos permiten despegarnos de esta plataforma cruel. Ya se comienza a sentir el espantoso ruido de estómagos llorando y bolsillos derretidos de esperanzas. No quiero volver a ver gente intercambiando miserias, cumpliendo injustamente condenas ajenas. Sería terrible quedar despojados de la libertad condicional y ser arrastrados nuevamente a las sombras soñando destellos de luz y caras felices. Sería muy duro quedar solo a pasos de la salida de este largo túnel y que se cerraran las puertas llevándonos a buscar otra salida y piernas descansadas que nos lleven a un nuevo punto de fuga. 
Malditos mercenarios y ciegos los con que tendremos que compartir la oscuridad. Malditos que mientras pudieron salir a respirar las brisas de la mañana no lo hicieron por estar ahogados en sueños baratos y perdidos en noticias contaminadas. ¿A dónde está la libertad? Les preguntan a quienes estuvieron abriéndonos ventanas durante estos años para ver si aquellos aires nuevos, al tocar sus rostros, los convencían de que además de ventanas podríamos tener las llaves para salir a un espacio mejor. Pero no. Se ve que aquello solamente los confundió. 


Parece que algunos se acostumbraron muy bien a ser ratas de laboratorio girando en la ruedita de las moralinas y cagando sobras. Sumisos del conductismo verde.  Espantados de la barbaridad soberana porque los convencieron de su incapacidad de crear y experimentar el amor a la verdadera emancipación.
Este lindo experimento nos hizo caer en un egoísmo inimaginable, nos contentaron con simplezas tecnológicas y selvas vacías. Lograron que lloráramos sus penas y soñáramos fantasías tan distantes, tan ajenas a nosotros. Nos acostumbraron de tal manera que no alcanzaron tantas revueltas y sufrimiento para que nos unamos en conciencia e ingenio de construir nuestros propios superhéroes. Aquellos que nos vengan a salvar de las injusticias, que paren nuestra hemorragia y que el villano por lo menos se salpique con nuestra sangre. No pido su muerte, de ninguna manera. Solo pido que sienta vergüenza de verse salpicado en nuestra sangre. Sí. Esa es la solución. Reanudar la lucha por nuestra libertad definitiva creando nuestros propios superhéroes. Dejemos que aquellas ratas desde sus cómodos sillones sigan la farsa ajena y continúen comportándose como tal. Nosotros, proponemos este micrófono como trinchera y lugar de resistencia. Esperamos, en este lugar, a aquellos que estén cansados de tal acostumbramiento, a aquellos que tengan bien en claro que no será el Capitán América quien nos venga a sacar de este experimento… 

Alan Beneitez

Canción elegida para la editorial



IMPRESIONES SOBRE EL EXPERIMENTO


Cierta vez, Don Mario Benedetti, escribió que La soledad también puede ser una llama. Aislarse del mundo que nos rodea, alejarse de la opacidad de almas difuntas, de los llantos derramados sobre pálidas mejillas ajenas, muchas veces alimenta aquella llama, muchas veces la viste de cierto brío, de cierta belleza. Aún recuerdo mi imagen recorriendo los pasillos de mi adolescencia, transitando la soledad de buscarme para poder perderme para siempre. En aquella cueva oscura todavía danza el animal, todavía se leen ciertas verdades escritas con mi letra sobre las frías paredes de piedra, todavía no se termina aquel beso que me diste. Esa soledad, esa llama, guarda tesoros de un fulgor lastimoso, fuertes silencios que detienen al tiempo, viejas piraterías históricas. 


Escudo de mis días, peligroso útero que quema de locura, laberinto lóbrego colmado de sugerentes engaños. Amada soledad, que enfermo de locura a Artaud, que le sirvió la última copa a mi amigo Bukowski, que vio desvanecerse en una lúgubre habitación al joven Lautreamont. Maldita soledad. En esta dicotomía se verá inmerso Tarek, protagonista de la obra titulada “Das Experiment” del ingenioso director Oliver Hirschbiegel. El film relatará su historia a través de una estructura no lineal. Optará por la utilización de pequeños raccontos y algún que otro flashback, recursos en su mayoría utilizados en la línea narrativa destinada al personaje de Dora. Esto quizás se deba a que ella funcionará como el recuerdo. Dora representará el recuerdo de la libertad perdida de Tarek al aceptar participar en aquel macabro experimento. Ella será el recuerdo de la lujuria, del regocijo y de su felicidad. Esta idea será trabajada también desde el montaje, generando algún raccord de miradas entre ellos, yuxtaponiendo sus planos, embellecidos de deseos unos suplicantes de afecto otros. Se tratará también la idea de sofocamiento y de encierro correctamente desde cámara a través del uso de planos cerrados y de lentes ojo de pez que deformaran las rectas haciendo de la imagen un objeto envolvente. 


El film estará relatado utilizando el punto de vista de Tarek, quien aceptara perder momentáneamente su libertad para ir en busca de una historia. Padecerá el peor de los robos, justo al comienzo del experimento, el de su identidad. Los que jugarán el rol de presos perderán sus nombres y serán nombrados con números. Los que hagan de policías, no. Ellos transitarán por su cuerpo a la verdadera bestia en que es capaz de convertirse el ser humano al exponerse al áspero sabor del poder. No tardará en llegar la humillación, la violencia, el sometimiento y pronto entenderemos que todos perdieron. El experimento se les irá de las manos, no sin antes darnos un claro ejemplo del juego de roles dentro de la dinámica de grupo. Tarek saboteará todo el tiempo y en su resistencia veremos levantarse a todos los sometidos. Su lucha estará clara y nos abrazaremos para festejar cada acto de  su rebeldía, porque allí nacerá nuevamente el humano, allí volverá su nombre. Encontraremos en aquel rojo fuego de la sangre derramada, las tristes heridas que, una vez más, nos estarán hablando de la libertad.

Lucas Itze.-

Canción post análisis


Un tema dedicado a los que buscan cualquier tipo de libertad


Y nos fuimos esperando no terminar presos en nuestra ciudad



FICHA TÉCNICA

Título original: Das experiment
Año: 2001
Duración: 120 min.
País: Alemania
Director: Oliver Hirschbiegel
Guión: Mario Giordano, Christoph Darnstädt, Don Bohlinger (Novela: Mario Giordano)
Música: Alexander van Bubenheim
Fotografía: Rainer Klausmann
Reparto: Moritz Bleibtreu, Maren Eggert, Christian Berkel, Justus von Dohnanyi, Oliver Stokowski, Timo Dierkes, Nicki von Tempelhoff, Antoine Monot Jr., Wotan Wilke Möhring, Andrea Sawatzki, Edgar Selge             

Sinopsis

Llegaron a una cárcel ficticia buscando una forma rápida de ganar dinero fácil. Ahora sólo buscan la manera de sobrevivir. Todo empezó como un experimento científico protagonizado durante dos semanas por veinte hombres que cobrarían por su colaboración 4.000 marcos. El proyecto consistía en estudiar el comportamiento agresivo en un ambiente carcelario simulado. A los participantes se les asigna el papel de guardianes (ocho) o prisioneros (doce). Los prisioneros deben obedecer las órdenes, y los guardias deben mantener el orden. Pero dar a un hombre un poco de poder puede tener consecuencias insospechadas...


viernes, 1 de agosto de 2014

PERROS DE PAJA - STRAW DOGS

Programa 61 (20-06-2014)


EDITORIAL

La violencia engendra violencia, como se sabe; pero también engendra ganancias para la industria de la violencia, que la vende como espectáculo y la convierte en objeto de consumo. Eso nos dijo alguna vez nuestro gran amigo y escritor uruguayo, Don Eduardo Galeano, y no hacemos más que confirmarlo cada día, en cada esquina, en cada charla, en cada canal de televisión.
Y esa industria de la violencia de la que hablamos, es alimentada por los medios, por las fuerzas de seguridad, y por las grandes empresas que se ven beneficiadas para vender más y más, mientras se miran su propio ombligo y se regodean entre ríos de sangre.
Y nosotros, lamentablemente, compramos todo eso. Quizás, porque ya viene con el combo de la sociedad en que vivimos.
Sin dudas, los que más lo sufren, son los relegados, los que menos tienen. Los que generalmente, son marcados con el dedo por la sociedad, porque saben que no pueden defenderse, ya que están excluidos del sistema.
Aquellos que quizás no tienen algo que todos merecemos, como lo es una vivienda digna para vivir, a la que defenderemos con uñas y dientes, con nuestro propio cuerpo. Aunque en la mano de enfrente, esté esa inmobiliaria que nos cobrará en moneda extranjera, por un pedazo de tierra con ladrillos unificados, dispuestos a todo. Eso, también genera violencia.


Pero no violencia en el sentido de romper o matar, sino en un sentido más estrictamente moral o ético, o simplemente de justicia.
Una justicia que generalmente se va para el lado de los que más tienen, mientras muchos miran para el costado.
Por eso muchas veces la injusticia y la violencia van de la mano, si pudiéramos encontrar lograr equilibrar estos polos opuestos, todo sería mucho más simple, pero es un imposible en este mundo colonialista. Porque para que haya ricos, se necesitan pobres para poder explotarlos, y si se resisten, pobres de ellos, serán eliminados de toda opción de progreso.
En este siglo XXI uno creía que esa diferencia iba a ser cada vez menor, pero lamentablemente está pasando todo lo contrario. Esperemos que algún día, llegue el tiempo de tener que ponernos todos del mismo lado, y patear la misma pelota.
Llegará el momento que esa palabra sea sólo una palabra más en el diccionario, y no algo que sirva para agrandar las arcas de los que más tienen, ojala festejemos un día poder cambiar opiniones, sin tener necesidad de llegar a eso que tanto nos hace daño, la violencia.

Marcelo De Nicola

Canción elegida para la editorial



IMPRESIONES SOBRE PERROS DE PAJA


Alguna vez, una mujer hermosa, con ojos sinceros y emocionados me dijo: “lloramos nuestros fantasmas”. Aquellos temibles espectros perfuman nuestros vinos y hasta enceran el piso donde bailamos nuestras milongas. Serán estas manos intangibles las que muchas veces hagan tropezar nuestras caricias, inviten a salir a escena a aquellas palabras que reservaba para otras personas, nunca para vos, o transformen mi voluntad en un cuchillo oscuro y sediento. Reaccionaremos muchas veces con violencia para intentar repeler el delicado trabajo de estos macabros y siniestros hechiceros, alimentados y alentados por nuestra infinita estupidez, siempre. Nacerá la violencia en el instante en que nuestra razón se ciegue y nuestra voluntad sienta imprescindible una única idea, una única bandera. Brotará nuestra violencia más sincera, al descubrir desnuda y clara sobre una mesa, la especulación de un viejito perverso disfrazado de ley, escupiremos violencia a borbotones al ver en la frialdad de sus ojos y sus palabras la excitación que le provoca el saber que en el golpe de su martillo descansa el destino de un país entero, el hambre de un pueblo, la maldita esclavitud de la inocencia. Allí, seguramente, también nazca la violencia. 


Esta misma violencia es la que se  respira, ya desde el inicio del relato, en el film “Perros de Paja” del director Sam Peckinpah. Los personajes serán presentados por separado de manera clara y contundente. La veremos aparecer a ella, Amy, provocativa, seduciéndonos desde el primer fotograma. Los hombres del pueblo seguirán cada movimiento de su cuerpo en aquel andar, las mujeres también la observarán escondiendo sus pensamientos en el leve anonimato que entrega la visión de reojo, nosotros mismos, los espectadores, no querremos ver otra cosa. Entonces, aparecerá él, David Summer, interpretado deliciosamente por el genial Dustin Hoffman. Aparecerá con una torpeza delicada, con una inocencia genuina. En aquella secuencia inicial, el director nos narrará claramente que ella es el deseo y que él no pertenece a su mundo. Ella lo besará, salvajemente, en la boca y nos costará a todos salir de la sorpresa de saberlos pareja. En esta sorpresa se inicia, quizás la violencia. El primer acto violento lo daremos nosotros, los espectadores al ejercer aquella estúpida creencia de la inconsistencia de los dispares. Nos enteraremos con el devenir del primer acto del film que ellos han llegado al pueblo escapando del miedo y el crimen reinante en la ciudad. Aparecerá, entonces, un lugareño fornido que se presentara ante David como una ex pareja de Amy. Él formara parte del grupo de trabajadores que ayudarán a la pareja a terminar la casa en la que se hospedan. Comenzará aquí el desarrollo del conflicto. Se generaran situaciones de seducción entre ella y los obreros. Seremos espectadores de actos de exhibicionismo por parte de ella, de actos perversos por parte de ellos. Él intentará trabajar, ella no lo dejará, lo buscará sexualmente todo el tiempo. Amy pedirá que los despida, que los enfrente, el intentará ser correcto. Este juego tendrá un costo altísimo, su Everest será la violación, situación de la que David nunca se enterará. 


Aquí, la estructura del relato se romperá por primera vez. Su linealidad se verá afectada por una serie de flashbacks. Habrá una desaparición y un pequeño grupo, empapados en whisky barato, querrá cobrar venganza. El supuesto culpable se ocultará de manera fortuita en la casa de David y Amy. El grupo querrá lincharlo y  aquí el relato tendrá un punto de giro importante. Nuestro protagonista, tomará la decisión de no entregarlo sin antes llamar a las autoridades. Ella lo tratará de cobarde nuevamente y él le demostrara que la cobardía es otra cosa. Las bestias comenzarán a romper su casa salvajemente. David la protegerá con todas sus fuerzas. Intentará actuar correctamente todo el tiempo, será el único que valore la vida humana en esa cena de lobos. Veremos aquí la transformación del personaje. La casa quizás sea una metáfora de la personalidad de David, que ahora se derrumba con cada ventana rota, con cada cortina incendiada. Jesús, creo que mate a todos, dirá el nuevo David, con sus anteojos rotos y sus ropas ensangrentadas. David terminara yéndose, lo veremos alejarse sin rumbo alguno, sin saber el camino hacia su casa, según sus propias palabras. Ese quizás sea el deseo más profundo que intenta expresar cada viernes esta mesa. Esa quizás sea nuestra única promesa. Levanto mi copa desde esta silla y brindo con la única intención de que la próxima vez que miren en nuestros ojos, se den cuentan que jugar con nosotros, no es otra cosa que jugar con fuego.-

Lucas Itze.-

Canción post análisis


También sonó algo de Manal


Y nos despedimos con algo de Bersuit



FICHA TÉCNICA

Título original: Straw Dogs
Año: 1971
Duración: 113 min.
País: Reino Unido
Director: Sam Peckinpah
Guión: David Zelag Goodman & Sam Peckinpah (Novela: Gordon M. Williams)
Música: Jerry Fielding
Fotografía: John Coquillon
Reparto: Dustin Hoffman, Susan George, David Warner, Peter Vaughan, T.P. McKenna, Del Henney, Sally Thomsett, Peter Arne, Colin Welland, Donald Webster, Jim Norton, Ken Hutchison, Len Jones

Sinopsis


El astrofísico americano David Sumner (Hoffman) se traslada a vivir al pueblo de su mujer, en Gran Bretaña. Es un hombre reservado y tímido que vive absorto en sus investigaciones y procura evitar cualquier disputa. Sin embargo, la violencia de ciertos individuos del pueblo llega a tal extremo que Sumner, situado entre la espada y la pared, reacciona con las mismas armas que sus agresores para defender a su mujer y su hogar...

Trailer