Todos los jueves de 21 a 22 hs.

Todos los jueves de 21 a 22 hs.

sábado, 31 de mayo de 2014

TIEMPO DE VALIENTES

Programa 14 (17-06-2013)


EDITORIAL

Me encuentro en el piso, desparramado. No logro controlar mi cuerpo y mis ojos se cierran dejando caer lágrimas que recorren mis mejillas. La sangre invade mi cabeza enrojeciendo mi rostro.  Solos y sin mi permiso, escapan los gritos de mi boca. Eso, como un destello,  penetro en mí y ahora es quien me controla. Logro una ínfima recuperación cuando de repente, aquello que ocasiono esa reacción vuelve. Caigo otra vez…
No piensen que se alejo de mi lado inesperadamente la mujer a quien amo. Ni tampoco que algún ser querido a dejado de estar entre los vivos dejando un vacío en el alma para siempre. No explote de bronca e impotencia al no vencer cosas en mí con nuevas y blancas convicciones. ¡No estoy llorando señores! Todo lo contrario. Es que me cruce con un ángel y acaricio mi alma regalándome un destello de risas. Me siento verdaderamente aliviado y con una paz pocas veces vivida. Creo que soy muy afortunado al haberme cruzado con él.


Luego de aquel episodio nos aferramos uno al otro. Entendemos que no es nada fácil encontrarse con un ángel en esta vida. Estamos de acuerdo de que no venimos a este mundo sólo para esperar a la muerte. Tenemos en claro que si hay algo en que vale la pena gastarnos esta única ficha es en intentar construir desde el amor, y ese amor se fortalece si hay alegría.
Don Arturo Jauretche dijo una vez "Nos quieren ver tristes para vernos derrotados; nada se hace sin alegría".  Preguntémonos entones porque un tiempo después de esas palabras vinieron títeres malvados del poder y nos quitaron, entre otras cosas más, los carnavales. Aprendamos de los niños que, felices, cuestionan todo y se desarrollan a una velocidad extrema hasta que dejan de hacerlo. Por eso, siguiendo esta última idea  quiero preguntarme…
¿Quién pudiera desmentir fácilmente los absurdos idealismos sobre la moral, el respeto, los modos, los buenos modales que pesan en la espalda acobardando a las personas y no dejándolos ser ese ángel? ¿Quién sino que aquellos valientes que llevan sus alas sucias de tanto usarlas?
Parece quizás absurdo detenerse en este tipo de reflexiones pero son tan necesarias como sonreír. En fin, no es hora de crear formulas ni buscarle explicaciones a las cosas inexplicables, no es hora de tristezas ni broncas.  Vayamos a buscar nuestras alas.  Es tiempo de Valientes….

Alan Beneitez.

Tema dedicado para la editorial


Seguimos con:


No podía faltar el amigo León


Y nos fuimos con...



FICHA TÉCNICA



Título original: Tiempo de valientes
Año: 2005
Duración: 110 min.
País: Argentina
Director: Damián Szifrón
Guión: Damián Szifrón
Música: Guillermo Guareschi
Fotografía: Lucio Bonelli
Reparto: Diego Peretti, Luis Luque, Oscar Ferreiro, Gabriela Izcovich, Martín Adjemián, Tony Lestingi

Sinopsis


Mariano es un psicoanalista que, a raíz de un accidente de tráfico, es condenado a realizar trabajos comunitarios relacionados con su profesión. La tarea que el juez le asigna es la de atender a Alfredo, un inspector de la Policía Federal anímicamente devastado por la infidelidad de su mujer. Mariano tendrá que improvisar sus sesiones de psicoanálisis mientras acompaña a Alfredo en sus investigaciones. Casi sin darse cuenta, se irá sumergiendo en el universo policial hasta el punto de convertirse en una especie de ayudante extraoficial de Alfredo. Juntos tendrán que enfrentarse a inimaginables e inesperados peligros para los que no parecen estar preparados.

MOUCHETTE

Programa 13 (10-06-2013)


EDITORIAL

Oh, bello ángel blanco, ¿Que te han hecho? ¿Qué te has hecho? Eres una mujer en cuerpo de niña, rodeada de todo tipo de miserias. La vida, a veces, es ruin y frágil, como nuestro corazón. El mundo gira y gira, y vos estás ahí, en el medio, agonizante de deseos y objetivos. Entonces, tu corazón le ordena a tu cuerpo que también gire y gire. Y esa pequeña escultura de carne y hueso termina ahogándose en un lago vacío de amor, de esperanza, de sentimientos.
Una vida joven suele ser una vida alegre, eso nos han dicho, nos han enseñado, pero tu vida, ángel blanco, nunca fue joven. Tu mundo fue un infierno de martirio, soledad y desdicha rodeado de malas caricaturas disfrazadas de personas.
Siempre estuviste sola, nadie te entendió. Nadie advirtió esa bella fragilidad que habitaba en tu rostro, esa infantil mirada, esa tenue sonrisa.
Nadie se dio cuenta que lo único que necesitabas es lo que todos deseamos: amor. Sólo una pizca de amor, pero la debilidad humana también es perfectamente egoísta.


Y el amor que necesitabas no era tan caro de conseguir, no se compraba vendiendo oros y joyas. Ese amor suplicaba venir en forma de una palabra de aliento, un oído atento, una mirada sin rencor, un abrazo fuerte, una palmada en la espalda, una caricia en la mejilla. Quizás, por la misma mejilla que rodaban esas lágrimas que nunca quisieron salir, pero que estaban ahí, que se veían desde lejos, invisibles a la vista, pero brillantes a los ojos del corazón.
Pienso: que mundo loco… desde algún lado estarás tratando de entender como es el juego de la vida. Verás guerras, violaciones, humillaciones de todo tipo y te preguntarás para que venimos a este mundo.
La verdad, yo no la sé, este el juego y lo estamos jugando con las cartas que el destino nos dio. Algunos tendrán más, otros menos. Unos llegarán al cielo, y otros se perderán en un bosque, tratando de encontrar la salida.
Lo que estoy seguro, es que hay miles de ángeles blancos como vos buscando encontrar esa salida, escaparse del bosque, llegar al paraíso. Lo que tenemos que hacer es encontrarlos, ayudarlos, arroparlos. No permitir que en este mundo haya una sóla historia más como la tuya.
Me propongo levantar una copa en alto, y brindar pidiendo un solo deseo: que en este mundo no haya nunca más una Mouchette…

Marcelo De Nicola

Canción elegida para la editorial


IMPRESIONES SOBRE MOUCHETTE


¿Qué harán sin mí? El dolor en pecho… como si tuviera una piedra dentro. Esto nos dice la mamá de Mouchette al comienzo de la película y ya la tristeza es infinita. Es aquí donde la angustia nos dará la mano para acompañarnos el resto del film. Que tristes son tus ojos, Mouchette, tan llenos de tristeza. Que grandes y tristes… Estamos frente a una película Bressoniana autentica. Con todos sus condimentos. Aquí encontraremos esa intención de unidad tan buscada por Bresson. Encontraremos también aquella idea de lenguaje a través de los planos. Estarán también los modelos, esta es la forma que a él le gustaba llamar a las personas que trabajaban delante de la cámara, no representando, sino esperando ser modeladas para lograr aquel encuentro, piedra fundamental en la filmografía de Robert Bresson. 


Según este exquisito artista, el trabajo del director es ir en busca de la verdad (salud Italia, salud neorealismo!) Acá es donde distingue entre cine y cinematógrafo. Emparenta al primero con un acto no muy diferente al teatro, en donde el autor se contenta con reproducir una realidad dramática sin agregar nada por su parte. Busca la expresión inmediata y definitiva a través de la mímica, gestos, entonaciones de voz. El cinematografo busca una expresión no inmediata sino mediata (sus medios no se pasan por alto) y no definitiva, sino constantemente desplazada, relanzada y contradicha. El cinematógrafo es una cuestión de escritura, esto es de puesta en relación de elementos discretos. Acá entra en relación el montaje, la birome con la cual el cineasta pone en relación estos elementos para generar sentido.  Bresson relaciona a la verdad con la realidad y dice que no es posible conocer directamente la verdad de lo real, porque dicha verdad no tiene aval ni significante. Sí cree, en cambio, que puede vislumbrarse, con dificultades y fugazmente, en sus destellos e intermitencias. A esas intermitencias de la percepción de la verdad de lo real, Bresson le dará el nombre de encuentro. Rodar es ir a ese encuentro. Al entender estas bases, Mouchette se hace más cruda aun. Ella padecerá todo el tiempo. El pueblo la acosa, la escuela no la contiene, su padre le pega, su madre se muere. Y ella mira, y no contesta. Mira con esos ojos gigantes, con su cara inocente, desconsolada. Mouchette, que necesitada de un abrazo, de una caricia. Tu sonrisa nos ilumino cuando te vimos jugar en los autitos chocadores, fue el regalo mas hermoso. Eras niña otra vez, eras inocente otra vez. Hasta se deslizo el amor, tejido entre miradas cómplices. 


Descubriste que había otra mirada para vos, Mouchette. Que el mundo podía pulir esas malditas aristas puntiagudas por una vez, y podía hasta ser agradable, o quizás menos terrible. A pesar de las borracheras. A pesar del odio. A pesar de la muerte. Todo terminó con una bofetada de tu padre, que me dolió tanto como a vos, pero fui menos fuerte que vos Mouchette. Yo lloré, con la cara arrugada, como lloran los débiles, los que no estamos acostumbrados, los que no venimos del barro como vos. Tus lágrimas cayeron también. Lo hicieron despacio, lento, baqueanas de aquellas hermosas mejillas abofeteadas. Las campanas de la iglesia sonando a cada rato, al mismo tiempo que alguien intentaba matar a otro, al mismo tiempo que alguien te daba alcohol para violarte y después te volvía a dar alcohol pero ahora para que te olvides. 


El llanto de tu hermanito, ese bebe cuya existencia no hacía mas que desmoralizarnos, porque sabíamos que lo mas probable era que su suerte no fuera mucho mas distinta a la tuya. Es mucho para vos, hermosa Mouchette, es mucho. Decidiste irte con tu mama, y cuando te vi entrando en el agua, te pensé nadando feliz, como cuando eras un pececito en la panza de tu mamá. Y la angustia cedió un poco. Entendí tu decisión, quisiste volver al único lugar en el que no podíamos lastimarte, al único lugar que fuiste feliz. Adiós Mouchette, inocente Mouchette, tesoro que no supimos ver. Te deseo buena vida, donde quieras que estés.-      

Lucas Itze.-

Canción post análisis


Un homenaje de Fito para la protagonista del film:


Y nos despedimos así:



FICHA TÉCNICA

Título original: Mouchette
Año: 1967
Duración: 78 min.
País: Francia
Director: Robert Bresson
Guión: Robert Bresson (Libro: Georges Bernanos)
Música: Jean Wiener
Fotografía: Ghislain Cloquet (B&W)
Reparto: Nadine Nortier, Jean-Claude Guilbert, Jean Vimenet, Marie Susini, Marie Cardinal, Paul Hébert

Argumento

Mouchette es una niña de 14 años que vive con su familia, en una población rural de Francia. Su minimalista mundo es una pieza, donde vive con sus padres (su madre enferma de muerte y su padre un alcohólico traficante de licores) y sus dos hermanos, uno mayor que trabaja con su padre y otro un bebé al que ella debe cuidar.
Asiste a clase en la escuela, realiza las tareas domésticas, y trabaja en el bar del pueblo los domingos. La sociedad en la que vive la desprecia, por la pobreza de su familia y por la mala vida del padre. Ella es repelida y denostada, de hecho sus compañeros de clase le dicen cara de rata o zorra para referirse a ella.
En el pueblo también vive Mathieu, el guardabosque que se encarga de liberar a las perdices atrapadas por los cepos de quienes quieren darle caza.
Mathieu se trensa en una discusión con Arséne, un malviviente. Luego de herirlo, Arséne se escapa y se encuentra en el bosque con Mouchette, quien andaba perdida a causa de la lluvia.
Mientras Arséne piensa que asesinó al guardabosque, se encuentra a Mouchette en su cabaña, e intenta utilizarla de coartada. Después de que ella acepte ayudarlo, Arséne sufre un ataque de epilepsia. Ella trata de atenderlo con amor, aunque luego de reponerse, termina siendo violada por Arséne.
Luego de pasar la noche en la cabaña, Mouchette regresa a su casa, con la intención de hablar con su madre, la única persona que le tiene cariño. Sin embargo, minutos después de llegar, la madre fallece.
La niña, por pedido de su padre, va a buscar leche para su hermano, de paso, una vecina le da una mortaja para cubrir el cuerpo de su madre. Mouchette se va hacia el bosque, tiene pensado otros planes, la mortaja que recibió, va a ser para cubrir su cuerpo…

TRAILER


miércoles, 28 de mayo de 2014

TAXI DRIVER

Programa 12 (03-06-2013)


EDITORIAL

Bukowski escribió por ahí lo siguiente “si ocurre algo malo, bebes para olvidarlo, si ocurre algo bueno, bebes para celebrarlo, y si no ocurre nada, bebes para que pase algo”.
El hecho de pensar en cómo soporto tanto tiempo metiendo litros incontables de alcohol en su cuerpo hizo que reflexionara algunas cosas y de alguna manera llegué a la siguiente reflexión, crítica, o como la quieran llamar. Es sobre la costumbre que tenemos de generalizarlo todo o la mayoría de las cosas y antes que nada quiero aclarar que sólo por el hecho de haberme detenido, tomado un tiempo para darme cuenta de esto, no significa necesariamente que yo no tenga a veces esta costumbre.
Digo que generalizamos al decir, “el alcohol te mata” Creo que si había algo que lo mantenía alejado a este hombre de la muerte fue la maldita bebida. Generalizar es querer destruir, tirar abajo las villas, “porque estas son el escondite ideal de los delincuentes” cuando de una de ellas salió gambeteando del hambre y la miseria alguien como Maradona. Digo que generalizar es enrejar plazas y parques, porque “porque son un aguantadero de alcohólicos y faloperos” y hoy miles de besos se suicidan por las noches o se terminan extinguiendo en una fría y triste rutina de concreto.


Creo que esto es poco pero suficiente para decir que generalizar es disminuir la capacidad de pensar, es acostumbrarse a verlo todo por la superficie. A tener miedo, miedo a equivocarse porque “generalmente las personas que se equivocan son señaladas con el dedo, luego excluidas y por eso no llegan a nada” porque “generalmente las personas tienen que llegar a ser algo o alguien en la vida” y si “generalmente te adecuas a las reglas generales lo vas a lograr”. Error hermano, lo que habría que hacer generalmente es pasarse esa manera de hacer y pensar por las pelotas y salir a vivir. Yo me lo propuse hace un tiempo y hoy voy a subir la apuesta. También los invito a ustedes a hacer ese pequeño esfuerzo de no caer en esa costumbre, o por lo menos en darse cuenta cada vez que lo hagan y preguntarse ¿Por qué?
Hoy subo mi apuesta y estoy seguro que aparecerán nuevos colores y sus diferentes tonalidades le darán aún mas sentido a esta vida. Estoy seguro de que al terminar el programa saldré a la vereda, caminaré hacia la esquina donde está la avenida, y si decido tomarme un taxi, al subirme no voy a cruzarme con el típico experto en sociología, politólogo, un excelente economista y al tanto de la actualidad en deportes varios, y que además es buen atleta, con algunos logros en la espalda, todo un suertudo en el amor. Destacado chef y crítico de arte y literatura que además es amigo de todo el mundo y conoce grandes personalidades. Esta noche el taxista que me llevara a casa quizás sea sólo un pobre hombre enojado con la vida…

Alan Beneitez.

Canción elegida para la Editorial


IMPRESIONES SOBRE TAXI DRIVER



Escuchen, cabrones desgraciados: aquí tienen a un hombre que no pudo tolerarlo más. Un hombre que hizo frente a los pordioseros, a las putas, a los cabrones, a la suciedad, a la mierda. Aquí tienen a  alguien que les hizo frente. Aquí tienen… Si, claramente en esas líneas descubrimos a TRAVIS, el que dijo basta, el mismo que descubrió que el mundo era tan miserable, absurdo y patético como su vida, como la vida de todos nosotros. Ese personaje que no puedo dejar de relacionarlo con el de  Michael Douglas en “Un día de furia”. Ese personaje que un día decide patear el tablero y devolverle a la sociedad, de la manera más cruda, todo lo que ella le dio. Allí encontraremos, seguramente, resentimiento, violencia, intolerancia y sangre… mucha sangre. La película comienza con el vaho de una ciudad, con sus tinieblas, con el vapor de un Nueva York que hierve. Entre aquel humo pestilente aparece un taxi, recorriendo las calles, patrullándolas quizás. Veremos intercalado por montaje, unos planos cerrados de los ojos de TRAVIS, recorriendo de izquierda a derecha, lentamente, todo el cuadro. Todas las tomas hacia el exterior del taxi, en esta secuencia inicial, se caracterizaran por la distorsión o poca claridad de las mismas. En algún momento, un chorro de agua caerá sobre el parabrisas y Scorsese, el gran Scorsese, flamante director del film, optará por ese instante para mostrarnos, a través de una cámara subjetiva, esto es que la cámara toma la visión del personaje para narrar, la vista hacia el exterior. Otras tomas estarán distorsionadas simplemente desde montaje. De esta manera, el director, comienza mostrando (para el ojo atento) como se ve Nueva York a través de la mirada alterada de TRAVIS. 


Pronto entenderemos que su visión es muy poco alentadora. La película se desarrollara con una linealidad alarmante con el objetivo de que no perdamos ni un segundo de vista la transformación del protagonista. Ahí está el juego que nos plantea Martin Scorsese. Veremos varios sucesos que colmaran aquella copa que es TRAVIS, interpretado con la genialidad que solo Robert De Niro sabe entregar. Nos acompañara una voz over en todo el relato, que nos narrara a modo de diario íntimo los sucesos y sensaciones importantes para TRAVIS a través de los días. Se denomina voz over a la voz que narra sobre la imagen del personaje, en este caso es la voz del mismo protagonista que nos va ir contando a través de ese diario intimo, reflejo de su comienzo de obsesión por el orden y la limpieza, como se va transformando su visión y su manera de tramitar los distintos sucesos diarios. Se diferencia claramente de la voz en off porque en esta, el personaje se encuentra fuera de cuadro. La ciudad ira toreándolo a TRAVIS, ira midiendo su tolerancia. Se dice que un personaje correctamente creado, de esos que se sienten vivos en la pantalla, se logra trabajando su tridimensionalidad. Esto es definiéndole un aspecto físico, un perfil psicológico y otro social. TRAVIS brilla en su tridimensionalidad y por momentos nos conectamos tanto con él que hasta nos apiadamos de su pena. De él sabemos que es un ex Marín, sus estudios fueron realizados un poco por aquí, otro poco por allá, según nos relata él mismo. Sabemos que es un tipo muy perceptivo y sensible. Recuerdo acá la escena en que conoce a BETSY, él la describe como un ángel puro y blanco en contraposición con la miseria y la basura que él ve en la sociedad. Vale comentar que en esta escena sucede el primero de los dos cameos que hará el director dentro del film. 


La voz off va describiendo el momento en que TRAVIS ve por primera vez a Betsy y la imagen nos muestra a un tipo sentado mirando hacia un lado, todos creemos que se trata del protagonista, pero no, al girar la cabeza descubrimos al mismo Martin Scorsese que observa pasar a Betsy en un inmaculado vestido blanco. El segundo cameo será dentro del taxi, ahora en la piel de un pasajero que tras la infidelidad de su mujer, le comenta a TRAVIS que ha decidido matarla. Otra cosa que también sabemos sobre nuestro protagonista es que frecuenta los cines pornos, sufre de insomnio y lo más importante: su vida carece de sentido. Opta por cargarla de trabajo manejando un taxi durante el turno nocturno completo, horario en que la sociedad baja sus defensas y las calles se visten de nuestras queridas putas, de nuestros fraternales dealers. Este es el punto de ataque, la situación particular en la que decide el guionista comenzar a trabajar con el personaje. En otro momento de su vida, quizás TRAVIS no hubiese reaccionado de ninguna manera frente al conflicto. En esta situación puntual, no tiene escapatoria. TRAVIS dice una y mil veces que él no entiende de política, pero quiere limpiar las calles de su ciudad, desea a modo místico quizás, que una lluvia fuerte caiga y limpie toda la inmundicia de una buena vez. Y entonces, aquel monstruo creado por la misma sociedad, producto directo de ella, nace, sediento de parricidio. Su disparador final, la gota que rebalsa, se llama IRIS, aquella increíblemente joven Jodie Foster, una prostituta de unos escasos 12 años, a quien obsesivamente tratara de sacar de la calle para que vuelva con sus padres. Se sumaran el maltrato de BETSY, quien erróneamente interpreta su invitación al cine porno, se sumaran la artificialidad evidente del discurso político del candidato a presidente, el señor PALANTINE.


Todo hará hervor en la cabeza de TRAVIS, quien comenzara matando a un ladrón, luego a un proxeneta y a su ayudante para terminar intentando un suicidio fallido. Una bala que se niega a matarlo, a pesar de su insistencia, a pesar de su imperante deseo de acabar con todo su infierno. TRAVIS sobrevivirá a su día de furia. La sociedad, en un acto de ironía absoluto, lo nombra héroe por haber salvado a la pequeña e inofensiva IRIS. Allí lo vemos alejarse a TRAVIS, lejos ya de su total fracaso de vivir, manejando su taxi, a la espera quizás, de su nuevo desencuentro con la fe.
Y desencuentro es el tango que escucharemos a continuación. Abran paso que ya llega con su bandoneón blanco, nuestro querido amigo, el eterno Rubencito Juarez, a contarnos de una vez por todas como son las cosas. Adelante Rubén.-                      

Lucas Itze


Un pequeño homenaje de Los Fabulosos Cadillacs


Nos despedimos con: 



FICHA TÉCNICA

Título original: Taxi Driver
Año: 1976
Duración: 113 min.
País: Estados Unidos
Director: Martin Scorsese
Guión: Paul Schrader
Música: Bernard Herrmann
Fotografía: Michael Chapman
Reparto: Robert De Niro, Cybill Shepherd, Jodie Foster, Albert Brooks, Harvey Keitel, Peter Boyle, Leonard Harris, Martin Scorsese, Joe Spinell

Argumento

Robert De Niro es Travis, un hombre solitario, que padece insomnio crónico desde que volvió de la marina. Para sobrellevar el problema, trabaja como taxista en horario nocturno, recorriendo las calles de Nueva York, donde convive con las peores miserias de la ciudad.
Travis no tiene amigos y su único hobbie es ir al cine porno de trasnoche, pero encuentra en Betsy (Cybill Sheppard), a la mujer de sus sueños. Ella es una atractiva rubia que trabaja de voluntaria política para un candidato a presidente, Travis decide presentarse como voluntario, pero finalmente le confiesa que no sabe nada de política y sólo quería invitarla a tomar un café.
En sus viajes, Travis se cruza primero con Palantine, el candidato a presidente para el que trabaja Betsy, y también con Iris (Jodie Foster), una pequeña prostituta que busca escapar, pero que es sacada bruscamente por el joven para el que trabaja.
Finalmente Travis logra concretar una salida con Betsy al cine, pero esta termina de la peor manera. A partir de ahí, Travis entiende que es hora de un cambio.
El 8 de junio es cuando decide darle un giro a su vida, Travis se contacta con un traficante de armas, a quien le compra todo lo que posee. A partir de ahí empieza una rutina de trabajo físico y psicológico.
Decide ir a buscar a Iris, esa pequeña prostituta de 12 años para intentar convencerla que cambie de vida, pero no consigue resultados.
Finalmente, prepara una carta para Iris dejándole dinero para la vuelta a casa. Intenta asesinar al candidato a presidente, pero fracasa, y se va directamente al burdel donde trabaja Iris, y termina con todo lo que hay a su alrededor, inclusive intenta hacerlo con su vida misma.
Por suerte para él, sobrevive a los impactos de bala, y tanto para la prensa como para los padres de Iris, ha nacido un nuevo héroe…

TRAILER


martes, 27 de mayo de 2014

EN BUSCA DEL DESTINO - GOOD WILL HUNTING

Programa 11 (27-05-2013)


EDITORIAL

La noche era espesa y pegajosa, entonces la noticia cayó a los oídos de la tribu con la frescura de una llovizna leve. Todos los integrantes se alteraron y pronto dejaron sus lugares. Solo el más anciano, guiado quizás por su eterna sabiduría, mantuvo la calma y limito sus acciones a un abrir grande de ojos que luego se transformo en pura sorpresa. Entonces se puso de pie y habló: Es una gran noticia, dijo… La noche pronto se llenó de copas en alto, abrazos fraternales, ojos húmedos, pero sobretodo, de esperanza. Borges dice que lo venidero nunca se anima a ser presente del todo sin antes ensayarse y que ese ensayo es la esperanza. ¡Bendita seas, esperanza, memoria del futuro, olorcito de lo por venir, palote de dios! Esa noche nos fuimos todos llenos de esperanza. Aquel olorcito del porvenir, aquella memoria del futuro ya crecía y se hacía notar tiernamente en la pancita de su mamá. ¿Cómo acompañarte en aquel viaje en el que sé que tenés que hacerlo todo vos? ¿Cómo te cuento esta ansiedad, este adivinarte en ambos sexos? ¿Cómo explico que desde ahora sé que nadie en esta tierra va a saber pronunciar mejor que vos la palabra “tío”? No lo se. Simplemente me voy a dedicar a esperarte.


Tu aventura ya empezó y eso me pone feliz. De este lado te espera un zoológico sin demasiado sentido, pero no te asustes, hay algunas luces que van a brillar para vos siempre. Acá te esperan los caballos de calesita, las frutillas de las plantas de la abuela, las rodillas raspadas, los Beatles, Astor, Spinetta, Miller, el viejo Bukowski, algún atardecer que sepa robarte el alma. Te esperan hermanos, primos. Te espera mamá y papá. Te espero yo. Ojala sepamos abrir nuestros oídos y nuestras manos para recibir también todo lo que vos traes para nosotros. Pronto nos vamos a ver en persona y vamos a salir a pasear por este mundo. Mientras tanto no voy a parar de soñarte, ni ahora ni nunca. Ojala pronto perdamos la soberbia de querer guiarte, de querer enseñarte. Las cosas están servidas para que vos las tomes, nunca nos creas cuando nuestras palabras suenen seguras.  Los que acá estamos hace un tiempo somos tanto o mas novatos que vos en esto de vivir, simplemente el tiempo nos volvió miserables y fingimos seguridades que nos son completamente ajenas. Nadie sabe nada acá, pero todos tenemos una explicación para todo. Pasamos el día en la triste misión de explicarle al vecino que el piso es duro, mientras él nos jura que el cielo es azul. Pero ya vamos a tener tiempo para todo esto, te lo juro: de boca de duende a oído de duende. Ojala entendamos pronto, que tanto vos como nosotros, estamos aquí, en este pasillo absurdo, en busca de lo mismo: en busca del destino.

Lucas Itze.-

Canción elegida para la editorial



IMPRESIONES SOBRE EN BUSCA DEL DESTINO



Estamos frente a un gran guión, de eso no hay dudas. Sólido en su construcción de personajes, sólido en sus líneas narrativas, sólido por donde se lo mire. Es verdad que no hay una gran originalidad en su historia, pero el relato esta tan bien armado que poco nos importa eso. En este caso, las labores de guionista y dirección están repartidas en distintas personas. Gus Van Sant, director del film, llevo a la acción aquellas páginas llenas de sueños que es el guión y lo hizo con grandeza. Se sabe que el guión cinematográfico no es una obra terminada, una obra en si. Nos dice Jean Claude Carrier y Pascal Bonitzer en su libro “The End, práctica del guión cinematográfico” libro que recomendamos abiertamente, que el guión es un estado transitorio, una forma pasajera destinada a metamorfosearse y a desaparecer, como la oruga que se convierte en mariposa. Insiste mas adelante y agrega: es un objeto efímero, no esta concebido para durar sino para desaparecer, para convertirse en otra cosa. Esa otra cosa, es nada más y nada menos que el hecho audiovisual. En este caso, la película. Un gran guión no asegura nunca una gran película, es solo un buen primer paso. Entendamos al guión como lo que enciende la gigantesca maquinaria que es un rodaje. A partir de él, cada área implicada en el rodaje (fotografía, dirección, producción, actores, etc.) realizará una lectura egoísta del mismo y aportaran desde su arte todo lo que puedan para llegar al objetivo final que es la película, el producto audiovisual. Ahí comienza la oruga a transformarse en mariposa, ahí lo que se escribió en soledad, toma dimensiones inimaginables y alcanza lugares nunca proyectados. 


En busca del destino es una bella mariposa, su vuelo es melancólico, pero finalmente despliega sus alas y nos inunda con sus colores maravillosos. El film comienza con un engaño. Empieza presentándonos a Will, ese pibe de los suburbios, aquel genio de 20 años que coquetea con las niñas mimadas de Harvard y sin muchas preguntas lo convertimos al instante en nuestro héroe. ¿Como no hacerlo? En una misma noche ajusticia a los golpes a su opresor de jardín de infantes, toma cerveza con amigos tan fieles e impresentables como los nuestros, desenmascara la soberbia de un pseudo sabiondo disfrazado de tipo duro, un triste recitador de autores, otro opresor, pero ahora de las ideas, al cual también invita a pelear y termina ganándole a la chica. Creemos ver en él representada la lucha de clases. Creemos ver en él la reivindicación del humilde, la mojada de oreja a la maldita oligarquía, la tocada de culo final. Pero no, la película tomara otro rumbo, otro destino y buscará profundizar más su contenido. Iremos asistiendo de a poco al derrumbe del personaje y con esto, también a su nacimiento. Gus Van Sant lo grafica muy bien este estadio de Will con las escenas de él en la obra en construcción. Cada ladrillo que Will voltea, cada martillazo que descarga sobre los muros, también lo hace sobre el muro de sus defensas, sobre los muros de sus limitaciones. Su ayudante en esta feroz batalla es nada más y nada menos que Sean Maguire, aquel psicólogo interpretado por el siempre genial Robbin Williams. Un analista muy poco ortodoxo, tan de barrio como Will, tan brillante como él. Aquella mirada tierna, mirada que solo Robin Williams puede lograr, va a acompañarnos durante toda la película y va a desarmarnos a nosotros también como espectadores. Pronto entenderemos las tragedias vividas por Will, su soledad nos caerá encima como un balde de agua fría, su miedo a la perdida nos quedara clarísimo y lloraremos junto a Skylar, aquella hada hechicera, la ruptura de su amor. 


Creo que la columna vertebral del relato está constituida por las distintas sesiones de Will con Sean. Ese trabajo junto al psicólogo irá humanizando al personaje y de aquellas charlas rescataremos diálogos geniales. Son en estos encuentros donde conoceremos al verdadero Will, al que está escondido detrás de una lista interminable de citas, de datos precisos, de cálculos imposibles. Veremos al Will que se parece mas a nosotros y ya no tanto a lo que nos gustaría ser. Finalmente, la oruga se hará mariposa, y reconoceremos al niño que es Will, a ese chico repleto de fantasmas. Entenderemos, una vez más, que de nada sirve tenerlo todo sin apostarlo. Entenderemos que la búsqueda del destino es constante, ya que nada nos garantiza el éxito de nuestras decisiones. Ahí esta el sabor de todo esto. Perdonen a este que escribe por la torpeza en su análisis, es que una vez más decidí apostarlo todo y tuve que ocuparme de una chica…    

Lucas Itze.-

Canción post análisis


Una de las canciones del film, en vivo para la ceremonia de los Oscar:


Y nos despedimos con un temazo:


FICHA TÉCNICA

Título original: Good Will Hunting
Año: 1997
Duración: 126 min.
País: Estados Unidos
Director: Gus Van Sant
Guión: Matt Damon, Ben Affleck
Música: Danny Elfman
Fotografía: Jean-Yves Escoffier
Reparto: Matt Damon, Robin Williams, Minnie Driver, Ben Affleck, Stellan Skarsgård, Casey Affleck, Cole Hauser, Philip Williams, John Mighton, Rachel Majorowski, Colleen McCauley, Matt Mercier, Richard Fitzpatrick

Argumento

Will (Matt Damon), es un rebelde de los suburbios de Boston que trabaja como personal de limpieza en la Universidad de Masachussets, una de las facultades de matemáticas más importantes del mundo. Luego del trabajo, suele juntarse a beber con sus amigos y a buscar pelea, en una de ellas, Will cae detenido.
El profesor Gerald Lambeau (Stellan Skaargard) es el más importante del organismo y siempre deja en la pizarra un problema matemático difícil de resolver, hasta que un día el problema apareció resuelto, pero nadie sabía quien lo había hecho.
Gerald descubre que esa persona es nada menos que Will, entonces decide pagarle la fianza para salir de la cárcel, a cambio de estudiar matemáticas y, sobre todo, ver a un terapeuta.
Will pasa por varios profesionales pero con ninguno encuentra la forma de relacionarse, hasta que el profesor decide llamar a un viejo conocido, Sean (Robin Williams), ex compañero, profesor y psiquiatra de profesión.
Con Sean, Will se empieza a abrir, y ambos empiezan a descubrir que sus vidas no son tan diferentes, que la vida los ha golpeado a los dos de una manera violenta. Mientras tanto, Will se enamora de Skylar (Minnie Driver), una estudiante de Harvard que le hace despertar el amor, aunque el lo niegue de forma rotunda.
Por su parte, Gerald intenta por todos los medios conseguirle un gran empleo a Will, mediante entrevistas que el rechaza una tras otra y empieza una disputa con Sean porque sólo le importa como “genio” y no como persona.

Cuando su chica se va a California a estudiar, y su mejor amigo Chuckie (Ben Affleck) le dice que no sea estúpido y que aproveche el don que la vida le dio, ahí es cuando Will decide aceptar una oferta de trabajo, pero también hace caso de las enseñanzas del profesor Sean, obedece lo que le dice su corazón y parte hacia California a buscar al amor de su vida.

TRAILER


lunes, 26 de mayo de 2014

BUENA VIDA (DELIVERY)

Programa 10 (20-05-2013): Entrevista a su director Leonardo Di Césare


EDITORIAL



Lucio V. Mansilla, en su interesantísimo libro “Una excursión a los indios Ranqueles” nos dice lo siguiente: Digan lo que quieran, si la felicidad existe, si la podemos concretar y definir, ella está en los extremos. Yo comprendo las satisfacciones del rico y las del pobre; las satisfacciones del amor y del odio; las satisfacciones de la oscuridad y las de la gloria. Pero ¿Quién comprende las satisfacciones de los términos medios; las satisfacciones de la indiferencia; las satisfacciones de ser cualquier cosa? La felicidad es un relámpago que no hace más que recordarnos la inmensa oscuridad que es esta noche. Nuestra vida navega aturdida en un océano salvaje y caótico. Los partidarios de los términos medios, intentaran llevar su nave lo mas recta posible, imaginando siempre al final del recorrido islas con grandes palmeras, convenciéndose a cada instante de la fortaleza de sus botes, aquellas tristes cajas de manzanas. 


Vivirán aventuras enlatadas, harán propias historias de otros, apostaran poquito para ganar poquito. Experimentaran felicidades que juraran eternas. Nosotros, al igual que Mansilla, estamos seguros que la gran apuesta se realiza en los extremos. La vida nunca puede nacer sobre aquellas calles que todos transitan; si nos detenemos un instante y observamos detenidamente, caeremos en la realidad de que el pasto verde solo crece al costado del camino, allí donde solo algunos se atreven a pisar. La apuesta de por si es difícil porque viviremos en la fantasía de apostarlo todo, cuando en realidad no tenemos nada. La única manera que conocemos para transitar este viaje es atado a la vela del barco, recibiendo la ferocidad de la tormenta bien de frente, absorbiendo cada latigazo que nos descargan las olas de este mar embravecido. Viviremos con el único objetivo de entregar este cuerpo empapado de vida, esa es nuestra única certeza. Así que si ella llega un día y toca a tu puerta, y te embruja con sus ojos tiernos, no le temas. Abramos todas las ventanas y dejemos que las cosas nos pasen. Dejemos que el mar destroce nuestra barca, siempre tendremos nuestros brazos para seguir navegando. La buena vida esta ahí, esperándonos. Tomémosla, aunque la sepamos efímera.

Lucas Itze.-  

Canción elegida para la Editorial


 Durante la entrevista con Leo Di Césare sonaron estos temas:



Y nos fuimos con un tema dedicado a la protagonista...



Ficha Técnica

Título original: Buena vida (Delivery)
Año: 2004
Duración: 94 min.
País: Argentina
Director: Leonardo Di Cesare
Guión: Leonardo Di Cesare, Hans Garrino
Música: Sebastián Volco, Pablo Della Maggiora
Fotografía: Leandro Martínez
Reparto: Ignacio Toselli, Mariana Anghileri, Oscar Núñez, Alicia Palmes, Sofía Da Silva, Ariel Staltari, Pablo Ribba, Marcelo Nacci, Corina Romero

Sinopsis

Hernán, un joven de 24 años que trabaja como Delivery en una agencia, se queda sólo en su casa luego de que su hermano se vaya a España debido a la crisis económica argentina.

El está enamorado de Pato, quien trabaja en una gasolinería, y está buscando un lugar para alojarse. Para ayudarla, le ofrece una de sus habitaciones de su casa. Al poco tiempo, ambos comenzarán una relación, pero la llegada de la familia de ella empieza a complicar las cosas.

Película completa