Todos los jueves de 21 a 22 hs.

Todos los jueves de 21 a 22 hs.

martes, 31 de octubre de 2017

ANOMALISA


EDITORIAL

Tal vez sea el amor la única manera posible de engaño capaz de distraer, aunque sea por un instante a la muerte. El arte, quizás aporte algunas herramientas para aquella pretenciosa empresa. Un relato crece y avanza, necesariamente, a través de sus puntos de giros. Estos son situaciones extremas con las que se encuentra el protagonista, a las cuales debe enfrentar con una decisión que producirá un cambio profundo e incierto. Su vida, su situación, todo lo que lo rodea y todo lo que lo define tomara un nuevo sentido, un nuevo rumbo. Todo avanzara sin importar el destino. 


El amor, mis queridos amigos, es el punto de giro de esta historia que hasta hace un rato nomas enmohecía de aburrimiento las patéticas paredes de este gris escenario. Fue en aquella mirada, en aquel rostro, en la simpleza propia de sus actos, fue por el capricho mismo del azar, que aquella oscura monotonía, que aquella angustia infinita de sabernos tan solos, encontró al fin un color. El amor, tal como el arte, sucede. Será el desafío del amante emprender aquel periplo bajo aquella idea de querer sin presentir. El amor, tanto como el arte, precisan de aquella fe poética, de aquella inocencia cómplice que suspende la incredulidad y hace que olvidemos, aunque sea por unos pocos segundos (que es el tiempo de cualquier gloria), aquellas ancestrales consignas de la existencia: que nada es real, que todos estamos solos y que la ausencia es eterna. Después de todo, tanto vos como yo sabemos que la única manera de ser feliz, no es otra más que renunciando a toda idea de veracidad.

Lucas Itze.-

Canción elegida para la editorial


El número imperfecto - Catupecu Machu



IMPRESIONES SOBRE ANOMALISA


Los recovecos de la mente se disparan hacia mil lugares diferentes. En ella aparecerán todos nuestros miedos e inseguridades. Como lo hemos hablado muchas veces en estas tertulias, la soledad es nuestra principal enemiga. La cabeza entonces da vueltas buscando encontrar respuestas que quizás, nunca las tengamos, o que nuestra cobardía impide sacarlas a la luz. El temor, como siempre, juega un papel fundamental. En algunos momentos, la mente empieza a escuchar voces que se pasean de acá para allá en nuestra cabeza. Voces que no sabemos de dónde vienen, y ni siquiera a donde van, pero que están ahí, rondando entre nosotros. Como alguna de esas voces que se escuchan en el comienzo de ese pequeño diamante que es Anomalisa, film de nuestro admirado Charlie Kaufman. Estaremos, como siempre con este genial guionista, ante una película diferente. El que vio algo de la filmografía del neoyorkino, sabe que hay que prestarle especial atención a todo. Y más, cuando el envase es totalmente distinto. Porque esta vez en lugar de poner a los actores a hacer quizás el gran papel de sus vidas (pregunten por Jim Carrey o Nicolas Cage cualquier cosa...), elige hacer un film animado bajo la llamada técnica del stop-motion, con esas marionetas que parecen manejadas por Craig, el famoso titiritero de su Quieres ser John Malkovich, esta vez reencarnado en Duke Johnson, co-director de la película. Veremos en ellos personajes hiperrealistas, donde sólo una marca en la cara, nos hará recordar que no son humanos. El film nos cuenta la vida de Michael Stone, un hombre de mediana edad que es un exitoso motivador profesional en el ambiente de la atención al cliente, pero que para sus problemas internos, no tiene respuestas. 


Kaufman trabajará con una historia lineal, en donde la piedra basal será, como es su sello, el guión, repleto de diálogos y frases auténticas. El film, elaborado cuadro por cuadro, necesitó casi 120.00 de ellos para su desarrollo, lo que habla a las claras del trabajo enorme que debieron hacer todos los implicados en la cinta. En su fotografía abundará el color marrón en sus diferentes tipos, y será la protagonista femenina de la cinta, quien le dará un poco de brillo y otro color a la historia. La música cumplirá también una parte importante, ya que es clave en la composición de la protagonista, como veremos en una de las escenas más hermosas del film. Párrafo aparte para las voces: David Thewlis y Jennifer Jason Leigh encarnarán a la pareja protagónica, mientras Tom Noonan, en un trabajo genial, será el encargado de todas las otras voces que aparezcan a lo largo del metraje, lo que nos demostrará que no hace falta estar en pantalla para hacer una labor excepcional. Todo ese conjunto, nos llevará a ese 2005 en Cincinatti, donde Michael irá por un día para una conferencia por la presentación de su libro. El hotel, frío como todo hotel de paso, será el eje central donde se moverá el protagonista. Allá, en soledad, aparecerán los recuerdos de una ex pareja que hace tiempo no ve. De repente, empezamos a notar que todos los personajes, sea cual sea el sexo, tienen la misma voz y la misma cara. En algunos instantes, llegarán las dudas sobre si Michael ve lo mismo que nosotros, o es un juego planteado por el director para los televidentes. Hurgando un poco, descubrimos que el nombre del hotel, Frégoli, es el mismo nombre del síndrome que tienen las personas que ven, entre otras cosas, a todos por igual. 


Pasarán para Michael horas aburridas, intentando mantener conversaciones inconexas, tratando de resolver problemas pasados que evidentemente terminarán peor de lo pensado. Hasta que de repente, una voz femenina nos llama la atención a todos. Será lo más dulce que escuchemos y nos llenará de angustia y excitación a la vez. Michael, como haría cualquiera de nosotros, saldrá corriendo de la habitación y la buscará con ansias. Se encontrará con Lisa, una imperfección perfecta en un mundo donde todos se rigen por una vida monótona. Ella se considera anómala, y el descubre en esa anomalía, un nuevo sentido para su vida. Por primera vez, esa monotonía quedará de lado. Ella es explosión, palabras, dulzura y canto, como cuando entona el tema de Cindy Lauper “Las chicas sólo quieren divertirse”. Ella, al igual que él, no es perfecta. En esa imperfección está todo lo que los une. Harán el amor, y será una escena tan romántica que ni una pareja de carne y hueso podría lograrla. Será sólo eso. Una noche de dos almas en pena, que saben que no volverá a repetirse, porque sus rutinarias vidas harán el resto. El sol saldrá para apagar el fuego prendido, la princesa se volverá calabaza, y una vez más, traicionaremos nuestro propio destino. Las preguntas, como siempre en los films de Kaufman, quedarán rodando durante días. Las voces, volverán a sonar con más insistencia. Nos preguntaremos porque buscamos la perfección en ciertas cosas, cuando tenemos al alcance la felicidad por mucho menor costo. Allá iremos entonces, a ese hotel aburrido y alejado, para tratar de encontrar a esa Lisa que se cruce por nuestro sendero...

Marcelo De Nicola.-

Canción post impresiones    


Mujer amante - Rata Blanca

     

UNIVERSO KAUFMAN


Nacido el 19 de noviembre de 1958, es uno de los grandes guionistas del cine independiente de Estados Unidos. En 1999 escribe Quieres ser John Malkovich, dirigida por Spike Jonze. El film le valió la nominación al Oscar, al Globo de Oro y un BAFTA. Luego escribió Human Nature, la cual fue dirigida por Michel Gondry, y más adelante vuelve a trabajar con Spike Jonze como el escritor de El ladrón de orquídeas, la cual le valió otra nominación al Óscar y su segundo BAFTA. En dicha película se presentaba a un personaje, Charlie Kaufman, que resultaba ser una versión ligeramente ficticia del escritor. 


Su próximo trabajo fue Confesiones de una mente peligrosa, en la primera vez que George Clooney se ponía detrás de cámara, y de quien el guionista no tuvo grandes referencias ya que alteró el guion sin consultarlo con él, en una entrevista, dijo: “Lo usual para un escritor es entregar un guion y luego desaparecer. Pero eso no es para mí. Quiero estar involucrado de principio a fin. Y estos directores (Gondry, Jonze) lo saben y lo respetan”. El genio entonces volvió a trabajar con Michel Gondry en Eterno resplandor de una mente sin recuerdos, y por fin, se llevó su primer Oscar a mejor guion original y vuelve a ganar el BAFTA. En 2008 dirige su primer film, Synecdoche, Nueva York, un drama muy bien interpretado por el malogrado Phillip Seymour Hoffman. Su último film, fue justamente Anomalisa, donde esta vez se mete de lleno en el stop-motion.

Nos fuimos con Ojalá que sea, de Fito Páez



FICHA TÉCNICA

Título original: Anomalisa
Año: 2015
Duración: 90 min.
País: Estados Unidos
Director: Charlie Kaufman,  Duke Johnson
Guion: Charlie Kaufman, Dan Harmon
Música: Carter Burwell
Fotografía: Animation
Reparto: David Thewlis, Jennifer Jason Leigh, Tom Noonan

SINOPSIS


La película tiene por protagonista a un motivador profesional que, cuanto más ayuda a la gente, más monótona y anodina es su vida; todo el mundo le parece y le suena igual. Hasta que la voz de una chica le suena diferente y está dispuesto abandonarlo todo y a todos por alcanzar la felicidad con ella.

lunes, 30 de octubre de 2017

NUEVE REINAS


EDITORIAL

Están ahí. Aunque no los veamos. Son espíritus atrapados en diferentes cuerpos, caminando como fantasmas. Mientras la ciudad se inunda, el agua de la lluvia salpica los zapatos gastados de tanta amargura. Los adoquines se abrazan por temor a la soledad. Los autos se enroscan como si fueran un tetris. Las motos logran pasar entre el tráfico abriendo caminos imposibles. Se escuchan voces, y también gritos. En el corazón de la ciudad, ciertos redoblantes se quejan de las cosas que los gobernantes olvidan. Los turistas sacan fotos desde sus celulares último modelo, minutos antes de un fatal desenlace. En los subtes, los empujones son el problema más grave para la cartera de la dama o la billetera del caballero. Insultos, broncas y corridas completarán una escena que se vuelve cada vez más habitual. 


Las peatonales porteñas pintan un lienzo con rostros repletos de miserias. Trajes de etiqueta y sueños que duermen a la deriva confluyen bajo un mismo cielo. Los que caminamos estas arterias de la ciudad sabemos que están ahí. A la salida de un banco, en el espejo retrovisor de un auto, o en algún restaurante de moda. Pasarán inadvertidos. Actuarán con una rapidez que no dejarán rastros. Asistiremos impávidos ante otra muestra de su talento. Suspiraremos con ganas al descubrir que, por esta vez, no hemos salido sorteados. Será nuestra victoria al final del viaje. La noche irá despoblando las calles. La luna iluminará las avenidas más pomposas. Los edificios dormirán un par de horas, hasta volver a soportar miles de pasos. Antes que el sol despierte, muchos ya estarán desandando el camino, buscando otros objetivos. Mientras otros, tendrán que soportar un nuevo día, esperando que nadie les arrebate sus nueve reinas.

Marcelo De Nicola.-

Canción post editorial


Todo es mentira en este mundo, todo es mentira la verdad...



IMPRESIONES SOBRE NUEVE REINAS


El arte, mis queridos amigos, miente. Los poetas han mentido cada uno de sus versos. Los músicos han colmado todos nuestros instantes con mentirosas melodías. Cada escultura, cada pintura, todas las fotos que hemos visto, cada tango que hemos silbado, cada danza ensayada no ha hecho más que mentirnos. Pero tranquilos, no hay por qué escandalizarse. Siempre fuimos cómplices, siempre fuimos parte funcional y fundamental en aquel binomio comunicacional, según términos del propio Jorge Wagensberg, que propone cualquier obra de arte. Esto exime de todo cinismo al artista ya que su virtud no está en convencernos de la inexistencia de todo truco, sino en complacernos en nuestro deseo de ser engañados. Fue el poeta Samuel Taylor Coleridge quien en 1817, refiriéndose a la creación de personajes fantásticos, reflexionó sobre esta imprescindible complicidad del espectador, sugiriendo que se debería lograr la voluntaria suspensión de la incredulidad que constituye la fe poética, lo cual no implica jamás, vale que lo aclaremos en este foro, un menoscabo de la sabiduría de quien observa. Apoyando la idea que hoy exponemos en el programa, o tal vez no, nuestro gran amigo Pablo Picasso se expresó respecto del arte diciendo que es una mentira que nos acerca a la verdad. 


En esa misma línea se desarrolla tanto la teoría Bressoniana como la Pasolineana, refiriéndose en un caso a la figuración de un modelo con la expectativa de que en rodaje se de aquel efímero encuentro con la verdad; y en el otro a la función representativa y significativa del cine cuyo ordenamiento sintáctico, aquí la influencia estructuralista de Pasolini, sirva de ordenamiento y sustento de la realidad para dar finalmente con la tan ansiada verdad. En cualquiera de los casos, el arte no es otra cosa más que engaños y apariencias. Nuestro talentoso amigo Fabian Bielinsky, indagó a la mentira bajo la lente de su cámara en aquel extraordinario film llamado “Nueve Reinas”, seguramente con la intención de poner bajo nuestra atónita mirada alguna clase de verdad. Cada secuencia del film trabajará sobre la idea del fraude y narrará siempre desde el punto de vista del estafador. El director creerá pertinente que aquella actividad sea vista con detenimiento, como quien mira las manos agiles de un mago, por lo que gran parte del film es narrado a través de una lente teleobjetivo, produciendo el efecto de cercanía de los objetos y centrando toda nuestra atención en ellos por medio de la reducción casi total de la profundidad de campo. 


Se deslizará tal vez aquí aquella idea Vertoviana del uso de la cámara tal como si fuera un súper ojo, cuyo alcance supera ampliamente al humano. La cámara llega y ve lo que el ojo no, nos aclaraba a principios del siglo pasado desde su teoría del Kinoglaz. Nueva Reinas será un film de “cuentito”, un relato basado en un guion inteligente y sólido, de estructura lineal y clásica. Contará con actuaciones orgánicas y naturalistas, en términos de Strindberg, las cuales darán vida a personajes tridimensionales, vivos y reconocibles. La cinta tendrá claras influencias Hitchcockianas ya que el conflicto crecerá en base a un McGuffin, aquel elemento del suspense que haciendo avanzar la trama captará toda nuestra atención para terminar resultando baladí frente a la conflictiva real del drama. El film culminará realizando un giro en su último acto en donde el director nos demostrará que nosotros también hemos sido timados ratificando aquello de que todo arte es ausencia pero también engaño, y que tal vez la verdad, no sea otra cosa más que una mentira bien contada.-

Lucas Itze.-

Canción post impresiones


Un clásico porteño...



UNIVERSO BIELINSKY


Nacido el 3 de febrero de 1959 en Buenos Aires, con solo dos films en su haber se transformó en uno de los directores más talentosos del país. Fabián Bielinsky comenzó su actividad en cine en 1972, cuando se incorporó al grupo de cine del Colegio Nacional de Buenos Aires; con ellos rodaría su primer cortometraje, una adaptación realizada en Súper 8 del cuento Continuidad de los parques de Julio Cortázar. Acabada su educación secundaria, cursó estudios superiores en el Centro Experimental de Realización Cinematográfica del INCAA. Los concluiría en 1983, presentando como obra de grado otra adaptación, esta vez de La espera, de Jorge Luis Borges. La pulida factura del cortometraje, protagonizado por Héctor Bidonde y Guillermo Battaglia, indujo a su director, el célebre crítico Roland, a proponerle enviar una copia al festival de Cannes. Aunque no llegó a concursar allí, ganaría el primer premio del Festival de Huesca y se exhibiría repetidamente en numerosos festivales.
Luego empezó a trabajar como asistente de dirección de diferentes directores de la talla de Miguel Pérez (La República perdida II, 1986), Carlos Sorín (La eterna sonrisa de New Jersey, 1989), Marco Bechis (Alambrado, 1991), Eliseo Subiela (No te mueras sin decirme a dónde vas, 1995), Mario Levin (Sotto voce, 1996), Daniel Barone (Cohen vs. Rosi, 1998), y Alejandro Azzano (El secreto de los Andes, 1999). También escribió el guion de La sonámbula, recuerdos del futuro, de Fernando Spiner.
En 1999 logra la financiación para su primer film, Nueve Reinas, que terminan siendo un éxito de público y crítica, obteniendo premios y nominaciones en diferentes festivales como Portland, Oslo, Lleida, Lima, Porto, Río de Janeiro, Bogotá, Biarritz y los British Independent Film Awards, además de lograr siete Cóndor de Plata de la Asociación Argentina de Críticos Cinematográficos.


En 2005 llega su segundo film, otra vez con Ricardo Darín como protagonista: El aura, un thriller que fue nominado en San Sebastián y en Sundance. También logró los premios a mejor película, mejor director y mejor guion en los Cóndor de Plata, el 26 de junio de 2006, antes de irse a Brasil a rodar un spot publicitario. Dos días después, en un hotel de Sao Paulo, fallecía de un infarto agudo de miocardio y con él se iba uno de los directores con más proyección del cine argentino…

Nos fuimos así...



FICHA TÉCNICA

Título original: Nueve reinas
Año: 2000
Duración: 114 min.
País: Argentina
Director: Fabián Bielinsky
Guion: Fabián Bielinsky
Música: César Lerner
Fotografía: Marcelo Camorino
Reparto: Ricardo Darín,  Gastón Pauls,  Leticia Brédice,  Tomás Fonzi,  Ignasi Abadal, Roly Serrano,  Alejandro Awada,  Antonio Ugo,  Elsa Berenguer,  Celia Juárez, Leo Dyzen,  Graciela Tenembaum,  Oscar Núñez,  María Mercedes Villagra, Gabriel Correa,  Luis Armesto,  Pochi Ducasse,  Ernesto Arias,  Amancay Espíndola, Jorge Noya,  Carlos Lanari,  Roberto Rey,  Carlos Falcone,  Ricardo Díaz Mourelle, Emanuel Mercado,  Ulises Celestino,  Norberto Arcusín,  Gabriel Molinelli, Claudio Rissi

SINOPSIS


Buenos Aires. Juan y Marcos son dos estafadores de poca monta, uno joven y un veterano en el arte del timo, que casualmente se ven envueltos en un asunto que les puede hacer millonarios: tienen menos de un día para hacer una estafa que no puede fallar.

miércoles, 25 de octubre de 2017

MUJERES AL BORDE DE UN ATAQUE DE NERVIOS


EDITORIAL

Andate, andate, pero andate ahora. Chau. Para qué seguir llenándonos de miedo. No ves que somos nosotros el miedo. Mirá este espacio. Escuchá, escuchá… está muerto de silencio. Hay manchas amarillas en las paredes de silencio. El techo gotea puro silencio, escucha. Andate, te pido por favor que te vayas… Acá había fuego antes, acá se ardía o no se venía, ¿te acordás? Explicame entonces como mierda hacemos para mirarnos a través de este puto invierno. Había traído algo escrito pero para qué seguir engañándonos. Si la traición fueron las palabras. Hablarnos, hablarnos, hablarnos todo el tiempo. Monólogos. Sustantivos, Adjetivos, palabras, palabras, malditas palabras arbitrarias. Ahí está el virus, esa es la única ley que nunca rompimos. Nosotros, que nos prometimos ese barco de velas rojas, que nos llevaría lejos de toda esta basura… nosotros, que por un segundo fuimos eternos. Andate, por favor. 


Esto no es un poema, ESTO NO ES UN POEMA. Acá no hay lugar para dos que se extrañan. Si no hacemos más que mentirnos, si cada promesa es otra mentira. Si nos miramos a los ojos para saber dónde tallar y hacerte a mi imagen y vos hacerme a la tuya. ¿No te das cuenta de todo el egoísmo?, y que seguir intentando es el único morbo que hemos compartido. Andate, ándate y no vuelvas. Hoy soy la sombra de todas las sombras, soy la maldita noche cenando cada estrella… y vos ahí todavía planificando, con el recelo masturbativo del almanaque. Diciéndome que quizás, que tal vez… que en el dos mil carajo va a pasar algo que “quizás” “tal vez” y por qué no, “quien dice” va a estar bueno. BASTA. Corre. Hui. La sintaxis se ha roto. Palabras matando palabras. Corré antes de que entre por fin al bosque y me aleje para siempre de este patio berreta y aburrido, donde solo se escucha el llanto de un grupo de minas al borde de un ataque de nervios.

Lucas Itze.-

Canción elegida para la editorial



La pequeña novia del carioca…



IMPRESIONES SOBRE MUJERES AL BORDE DE UN ATAQUE DE NERVIOS


El mundo siempre ha sido un lugar complicado para ellas. En la mayoría de los ámbitos, la igualdad no existe. En casi todos los trabajos, por el mismo puesto, el hombre se lleva una tajada más importante. Hoy, por suerte, eso está cambiando. Las nuevas generaciones, empiezan a dejar de lado esa concepción machista para centrarse en el todo. Hace algunas décadas, eso parecía imposible. La libertad femenina, era vista como un insulto al concepto patriarcal de familia, en muchos casos, transmitido de generación en generación. En ciertas partes del mundo, los años setenta y ochenta experimentaron esa liberación a través de la cultura. En España, luego de más de cuarenta años, la dictadura franquista había llegado a su fin. El auge de la cultura española se transformó en un boom. La música, con el punk y el new wave a la cabeza, los cómics y la pintura, gritaban lo que la censura había guardado tantos años. Entre todos ellos, empezaba a asomar la llamada Movida Madrileña, donde las noches de la capital española, eran un lujo para cualquier interesado en esa nueva cultura popular que incluía a la radio, el teatro, la televisión y el cine. La liberación femenina, encontró en ese cine una nueva oportunidad. Y nadie mejor que uno de los mejores talentos salidos de esa movida para llevarlas a la pantalla grande. Pedro Almodóvar, de él hablamos, se transformó en esos jóvenes años ´80 en el encargado de llevar a cabo esa transición femenina. 


Casi todos sus primeros films, tenían a ellas como figuras. Las mujeres de Almodóvar, se convertían en estrellas de la noche a la mañana, como las protagonistas de su película que lo llevó a la fama: Mujeres al borde de un ataque de nervios. Ya desde los títulos el director nos muestra algo diferente. Una voz femenina, cantando una canción en la que repite Soy Infeliz, da un anuncio de lo que se va a venir. Las imágenes elegidas para la presentación de los títulos, nos demuestra que todo está perfectamente pensado. Incluso, para algunos, hay hasta un pequeño guiño a Luis Buñuel entre ojos y tijeras que presentan al montajista. También veremos otros guiños al surrealismo, como esa terraza con animales y plantas, totalmente ilógico para un edificio en pleno centro de Madrid. En cuanto arranca el film, conoceremos a Pepa, la protagonista, una actriz de doblaje cuyo objetivo es encontrar a Iván, su amante, para decirle que está embarazada. El film, estará trabajado desde la linealidad. Será, sin dudas, una comedia negra sobre historias que se cruzan continuamente. El director jugará con los planos y los encuadres de manera soberbia. Lo veremos en algunos planos detalles donde focalizará el objeto, quizás tan importante como los personajes: unos tacones andando, unas pastillas cayendo en un vaso o unos tomates siendo cortados con fruición. El guión, escrito por el mismo Almodóvar, logrará que el film no decaiga nunca. La fotografía será excelente, tendremos en los colores, un elemento fundamental. 


El rojo será el color del deseo, de la pasión y de la bronca. Rojo será el vestido de Pepa cuando incendia la habitación, el gazpacho que forma una parte esencial del film, las uñas pintadas de la protagonista, la sangre y hasta el teléfono destruido. Las actuaciones serán el otro motor de la película, todas inolvidables. El abandono, es lo que mueve a casi todas las mujeres del film. Pepa, abandonada por su amante. Su amiga Candela, usada por unos comandos chiítas que van a atentar contra un aeropuerto. Lucía, con una enfermedad mental luego de separarse de Iván y Marisa, la novia de Carlos, con un futuro poco prometedor en cuanto a su noviazgo. Pero también, todas muestran esa independencia que empezaba a aparecer en esos años ya que la mayoría contaba con trabajos propios, incluso, hasta una señora mayor que presenta las noticias en televisión, y que poca gente sabe, es la mismísima madre del director. Pero a su vez, todas son dependientes del amor de esos hombres, marcando ese grado de sensibilidad que las deja al borde del colapso mental. Almodóvar, con este film, genera un revuelo histórico en el cine español, ya que utiliza una comedia, para abrirle los ojos a una generación que estaba en pleno despertar. Donde como él mismo explicó, utiliza decorados y vestuarios extremadamente artificiales, para que los sentimientos sean lo que se destaque como lo más verosímil del film. Porque al fin y al cabo, todas las cosas externas pueden modificarse, pero el corazón seguirá mandando. Por lo menos, hasta que aprendamos a romper el hechizo...
                                                                             
Marcelo De Nicola.-


Canción post impresiones


UNIVERSO ALMODOVAR

Nacido el 25 de septiembre de 1949 en Calzada de Calatrava. Se mudó a los 18 años a Madrid donde trabajó durante doce años como ordenanza en Telefónica, en esa época participaba de un grupo teatral llamado Los Goliardos, en el que conoció a Carmen Maura, entre otros. También crea el grupo de punk-glam rock Almodóvar y McNamara, junto al músico Fabio McNamara.
También en esa época escribe sus primeras novelas y aparece en diferentes revistas o periódicos como El País, Diario 16 y La Luna. Empieza a hacer comics contraculturales que tuvieron un gran éxito en la ciudad, como fueron Star, El Vibora y Vibraciones.
Su primer filmación en Super 8 fue el film amateur Folle... folle... ¡fólleme Tim! La historia trata de una pobre chica que trabaja en unos grandes almacenes, con un novio ciego que toca la guitarra. Cuando él se hace famoso, ella se queda también ciega. Luego hace el corto Salomé. Ambos en el año 1978.
Según muchos analistas, a pesar de que todo el cine de Almodóvar tiene una especie de linealidad y coherencia, se podría dividir en cuatro etapas:


Etapa experimental: Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón, con la participación de Carmen Maura y la aparición de una joven Cecilia Roth. Laberinto de pasiones, una historia de amor entre una ninfómana y un jeque árabe, Entre tinieblas, una comedia negra en torno a la religión y a las drogas, el corto para TV, Tráiler para amantes de lo prohibido y ¿Qué he hecho yo para merecer esto?, otra comedia negra con la mujer como figura protagónica.


Etapa de perfeccionamiento formal: Matador, la historia de un torero que luego de retirarse sigue con ansias de matar, La ley del deseo, que nos presenta a dos hermanos que se dedican al mundo del espectáculo, Mujeres al borde de un ataque de nervios, ¡Átame!, donde una actriz es secuestrada por un obsesivo fanático, Tacones lejanos, otra gran historia entre madre e hija con un juez demasiado particular y Kika, la historia de una maquilladora de carácter ingenuo que un día recibe un encargo muy especial: ha de maquillar a un muerto, un atractivo fotógrafo llamado Ramón..


Etapa social: La flor de mi secreto, donde nos muestra a una escritora en crisis, Hable con ella, donde en una clínica se cruzan la historia de cuatro personas y la Trilogía de la memoria: Todo sobre mi madre, donde Manuela pierde a su hijo en el día de su cumpleaños número 17 y decide y a buscar al padre a Barcelona, Carne trémula, un drama donde dos policías tienen un enfrentamiento violento con un marginal que venía de tener un encuentro fortuito con una chica. Ese tiroteo traerá consecuencias dos años después y La mala educación, película sobre abusos en un colegio católico.


Etapa introspectiva: Volver, según las propias palabras de Almodóvar, la película nos habla de «tres generaciones de mujeres [que] sobreviven al viento solano, al fuego, a la locura, a la superstición e incluso a la muerte a base de bondad, mentiras y una vitalidad sin límites, Los abrazos rotos, la historia de un escritor que queda ciego luego de un accidente de tránsito, La piel que habito, con Antonio Banderas como un cirujano plástico que experimenta la elaboración de una nueva piel con la que hubiera podido salvar a su mujer de las quemaduras sufridas en un accidente y Los amantes pasajeros, un grupo que está en un vuelo a México y que durante el viaje, este sufre una avería y hace que los pasajeros confiesen sus secretos más oscuros y su último film fue Julieta, sobre la vida de una mujer y el dolor, la culpa y la pérdida, basada en los relatos "Destino", "Pronto" y "Silencio", de la Premio Nobel de literatura canadiense Alice Munro.

Hasta Sabina quería ser una chica Almodóvar



Nos despedíamos con un bolero falaz...




FICHA TÉCNICA

Título original: Mujeres al borde de un ataque de nervios
Año: 1988
Duración: 89 min.
País: España
Director: Pedro Almodóvar
Guion: Pedro Almodóvar
Música: Bernardo Bonezzi
Fotografía: José Luis Alcaine
Reparto: Carmen Maura, Antonio Banderas, Julieta Serrano, Rossy de Palma, María Barranco, Chus Lampreave, Guillermo Montesinos, Fernando Guillén, Kiti Manver, Loles León, Ángel de Andrés López, Francisca Caballero, Agustín Almodóvar, José Antonio Navarro, Imanol Uribe.

SINOPSIS


Pepa e Iván son actores de doblaje. Él es un mujeriego empedernido y, después de una larga relación, rompe con Pepa: le deja un mensaje en el contestador pidiéndole que le prepare una maleta con sus cosas. Pepa, que no soporta vivir en una casa llena de recuerdos, decide alquilarla. Mientras espera que Iván vaya a recoger la maleta, la casa se le va llenando de gente extravagante de la que aprenderá muchas cosas sobre la soledad y la locura.

martes, 24 de octubre de 2017

TAN DE REPENTE


EDITORIAL

Ella está sola en el baño. Siente ruidos a su alrededor, pero prefiere seguir así, siendo invisible. Quizás, a esa edad, es más fácil eso. El sonido del timbre anuncia que el recreo ha terminado. Las aulas vuelven a llenarse. Ella vuelve a su pupitre de siempre, y como la mayoría de los días, se queda pensativa mirando a la nada, pero a la vez, mirando todo. Vuelve en sí cuando su compañera de banco se sienta a su lado, como en los últimos años. Se conocen desde niñas. Ella la mira con una profundidad pocas veces vista. Su amiga sonríe. Ella le tiende la mano para acariciar su cabello. Las piernas tiemblan. En ese momento, entra la profesora y todos se quedan callados. Así será el resto de los días. Con algún que otro cambio, pero todo bastante igual. Un día ella llega pero su compañera no está. Escucha la voz que proviene desde la otra punta. La sigue con la mirada, está radiante y más hermosa que de costumbre. Y está sentada al lado del chico malo del grupo. Ahora se siente vacía. Una voz masculina le pregunta si se puede sentar a su lado, ella no responde, pero para él, el silencio le da la derecha. Charlan un rato. Aunque ella por dentro no tiene ganas, sabe que al fin, alguien descubre que no es una maceta en el medio del aula. Llega el cierre de clases. Momentos de compartir salidas y los primeros bailes. Ella se siente ajena a todo eso, pero acude igual. A lo lejos, ve a su amiga besándose con ese compañero que tan mal le cae. Siempre fue el muchacho altanero que se burlaba de todos, especialmente de ella. No le entraba en la cabeza, como pudo seducirla a una de las chicas más lindas de la clase. Pero ya era tarde. 


Mientras la noche avanzaba, ella cada vez sentía más impotencia. A lo largo de las horas, sólo mantenía conversaciones monosilábicas con su nuevo compañero de banco. Minutos más tarde, ambas se encuentran en el baño. Ella la quiere abrazar, pero su amiga la rechaza. Ella decide sacar toda su fuerza interior y la atrae nuevamente para adentro. El temor se apodera de la escena. Sin mediar palabras, nuestra heroína le estampa un beso que estaba guardado bajo siete llaves. La toma por sorpresa y recibe un empujón que la tira contra la pileta del baño. Dos compañeras son testigos del hecho. No hace falta decir que en minutos, la historia se multiplicará a pasos agigantados. Ella sale del baño con un poco de rouge en las mejillas. La mayoría de sus amigos se abren paso como si estuvieran viendo un fantasma. Se escuchan voces y risas, y algún dedo acusador completa la escena. Su amiga está en la otra punta, desorientada. Piensa en su mente cual fue el motivo que la confundió, pensando en la lógica que le transmitieron sus padres. El único que sale a defenderla, es quien ella ha ignorado casi todo el año. Llora junto a él, que hoy la hace sentir segura. Terminarán acostados en una noche olvidable, pero en la que ella encuentra la forma de tener venganza. Empieza a reconocer que sexo y amor son dos cosas diferentes. Será una etapa de liberación total. Será maltratada por ser la única que se enfrentó a sus problemas, mientras los demás juegan a hacer un reality show de sus miserables vidas. Tendrá que convivir con las burlas y los insultos de una sociedad activamente retrógrada. Pero será la única que caminará con la frente en alto y sin nada que esconder. Años después se volverán a encontrar, dejarán sus miedos de lado y personificarán la pasión en primera persona. Serán tiempos de nuevas aventuras, y de recordar lo que pasó en esa noche de verano, donde al fin, todo cambió tan de repente.

Marcelo De Nicola.-

Canción elegida para la editorial



Sexo o amor…



IMPRESIONES SOBRE TAN DE REPENTE


El origen de nuestra tristeza proviene de estar parados aquí, en este mundo efímero y descartable. Del dolor de haber sido arrojados a la suciedad de esta celda, donde la velocidad del mensaje anestesia nuestras fibras nerviosas, aquí, donde siempre estamos solos y ya no es preciso sentir. Parados aquí, esperando que el guion arda y que el último de nosotros vuelque para siempre su trago sobre sus inánimes cenizas. Hemos destinado cada palabra, cada instante de este programa, en denunciar la existencia del plan, aquella perversa idea que controla tus horarios, tus comidas, cada polvo y cada beso. Su sombra se agazapa entre las cifras que el gran arquitecto grabo en tu DNI, en el desprecio del pobre por el pobre, en el despertador que te arranca de tu guarida cada mañana, en la sombría pesadilla de interpretar nuestro gastado papel día a día, triste producto de la mediocridad y el cansancio de un autor acabado.  Escribe Borges citando a Addison en el siglo XVIII, que el alma cuando sueña es teatro, actores y auditorio


Antes que él, el persa Umar Khyyam había escrito que la historia del mundo es una representación que dios, el numeroso dios de los panteístas, planea, representa y contempla, para distraer su eternidad. Allí la jaula cae sobre la presa. Allí la cárcel se exime de toda pared, porque nosotros, mis queridos amigos, seremos la fría y anhedónica pared sobre la que la el relato transcurrirá, sobre la que fusilaran a nuestros hermanos y sobre la que las sombras vestirán con calma a la noche. Quizás eras un sueño y desperté, se reprochará no sin melancolía alguien al girar su mirada y descubrir, aunque sea por un instante, los hilos que sostienen el decorado de su rutina, o al verse reflejado en el vacío de la mirada de quien lo acompaña entre las escenas de su drama. El suspense, querida tertulia, no es más que una herramienta del que escribe para captar la atención del que mira. Todo volverá a ceder bajo el peso del control aunque su fugacidad nos sorprenda tan de repente. Y tal será el nombre de la obra escrita y dirigida por Diego Lerman basada en la novela La prueba de Cesar Aira. El film contará con un seductor blanco y negro y personajes creados con excelencia. La estructura de la obra será lineal y narrará aquel instante del que recién te hablábamos tan súbito, en el que la vida de una persona, en este caso Marcia, tal el nombre de nuestro protagonista, da un vuelco radical y todo parece cobrar un nuevo sentido. 


Muchos lo confunden con una suerte de salvación, los guionistas, tal vez con bastantes menos pretensiones, le decimos punto de giro. Provocando aquel punto de inestabilidad del carácter, aparecerán Mao y Lenin. Mao será pulsión y Lenin deseo. Ambas parecerán solo una sin llegar a ser iguales. La cinta contara con diálogos precisos, elaborados y pertinentes. Ningún personaje hablara de más, se cumplirá aquel axioma del dramaturgo que reza que las líneas de dialogo surgirán solo en aquel momento donde la posibilidad de comunicación de la imagen enmudezca. Las interpretaciones serán minimalistas, harán un uso muy cuidado de sus recursos, utilizando la monotonía como sinécdoque del verosímil creado. Todos los personajes cambiaran salvo Mao. Siempre es así, la pulsión busca el placer y ejecuta donde el deseo recorta. Hacia el final, un micro partirá con lo que creeremos dos vidas rescatadas del aburrido letargo de los dioses. Tal vez allí recordemos cada vez que hemos girado como Marcia en esta caja de títeres, y no sin amargura, entonces, descubriremos en aquel viaje también nuestra historia. El cuadro dentro del cuadro. La ficción que se escabulle dentro de la ficción. Los caracteres mirándonos como otros caracteres y el dolor de sentirnos, tal vez ficticios.    

Lucas Itze.-


Canción post impresiones




UNIVERSO LERMAN


Diego Lerman nació uno de los días más nefastos de la historia argentina: el 24 de marzo de 1976. Ya de grande, estudió Diseño de imagen y Sonido en la UBA, además de estudiar dramaturgia, montaje y actuación en otras instituciones. El primer corto que dirige es La Prueba en 1999.
Tres años después estrenaría Tan de repente, un film que obtuvo premios en diferentes festivales como Locarno, Huelva, Viena, Buenos Aires y Estambul. En 2004 dirige otro corto, esta vez titulado La Guerra de los Gimnasios, una comedia con las artes marciales como protagonistas.    
En 2006 dirige a Valeria Bertucelli y a varios de los protagonistas de Tan de repente en el film Mientras tanto, una película con historias cruzadas sobre una chica que llega a la gran ciudad.


En el año 2008 fundó, junto a la actriz María Merlino (quien interpreta a Delia en Tan de repente), la Compañía Teatral Flor de un día con el objetivo de crear espectáculos teatrales singulares. En 2009, fundó la Productora CAMPO CINE  junto a Nicolás Avruj, y tienen una intensa actividad en el medio audiovisual. Habiendo producido numerosos largometrajes, cortos, documentales y series de televisión.
En 2010 llega La mirada invisible, donde María Teresa es una preceptora de Nacional Buenos Aires. Ambientada en 1982, previo a la Guerra de Malvinas, la protagonista comienza a esconderse en los baños para descubrir quienes fuman y llevarlos con la directora. Una trama bastante tensa durante la época de la dictadura, mostrando la extrema vigilancia a la que estábamos sometidos.


En 2014 dirige Refugiado, donde Julieta Díaz interpreta a una madre con su hijo de 7 años que escapa de la violencia de su marido y empieza a vagar por las calles. Ganó el Premio Especial del Jurado en Chicago y fue considerada la Mejor Película en los Premio Sur. El film fue un éxito de crítica en todo el mundo.


En 2015 dirige la serie para la televisión llamada La Casa, haciendo un recorrido desde los años ´20 en adelante. 13 capítulos recorriendo diferentes décadas y una casa como eje central de la historia.
Este año se espera el estreno de Una especie de familia, la historia de una doctora de clase media de Bs As, que un día recibe un llamado del Doctor Costas, quien le informa que debe viajar inmediatamente al norte del país: el bebé que ella estaba esperando estaba próximo a nacer. Malena deja todo atrás y decide emprender un viaje que se torna incierto, lleno de encrucijadas, enfrentándose a todo tipo de obstáculos legales y morales que la harán cuestionarse constantemente hasta dónde está dispuesta a llegar. El film se estrenaría en diciembre de este año.

Desnúdate, le dice al fin
el alma al cuerpo divino.
Y apiádate que está exánime,
y vuelve en si y vuelve en si,
Como una flor que al tiempo ignora


Y nos fuimos con un clásico



FICHA TÉCNICA

Título original: Tan de repente
Año: 2002
Duración: 90 min.
País: Argentina
Director: Diego Lerman
Guion: Diego Lerman, María Meira
Música: Juan Ignacio Bouscayrol
Fotografía: Luciano Zito, Diego del Piano (B&W)
Reparto: Carla Crespo, Verónica Hassan, Tatiana Saphir, Marcos Ferrante, María Merlino

SINOPSIS


Mao y Lenin, una peculiar pareja de chicas punk, conocen a Marcia, una chica con una vida monótona y patética que vende lencería en Buenos Aires. Enseguida, Mao se enamora de Marcia y, con la ayuda de Lenin, la secuestra. De repente, el trío abandona Buenos Aires y accidentalmente termina en Rosario. Ahora aparece otro lado bien diferente de una misma historia cuando Blanca, la tía de Lenin, casi una anciana, y Felipe y Delia, sus dos inquilinos, entran en escena. Lo que comenzó como una road movie enérgica y errática se transforma, de a poco, en un luminoso retrato del encuentro de almas solitarias que primero comparten momentos de calidez y ternura, pero después se enfrentan a las pérdidas y al dolor. Aparentes pequeños detalles agregan una capa tras otra a una historia simple donde la sensación de descubrimiento inminente hace que uno espere lo inesperado con ansiedad. Una historia de soledades, encuentros y sobre todo de búsqueda de afectos, tan de repente.