Todos los jueves de 21 a 22 hs.

Todos los jueves de 21 a 22 hs.

martes, 1 de marzo de 2016

HACIA RUTAS SALVAJES - INTO THE WILD

PROGRAMA 129 (29-01-2015)

EDITORIAL

Un hombre, gastado por el tiempo, mira absorto por la ventana del bar. Un hombre cuyos pálidos cabellos denuncian más años que los que sus zapatos han logrado caminar. Un hombre que sabe de la espera, que se ha acostumbrado a las ausencias, que ha sabido reparar en los ínfimos instantes de felicidad que le ha regalado la vida, y que se ha aferrado a ellos en cada noche oscura. Un hombre que con sus pocas astucias ha evitado muertes absurdas, accidentes domésticos, ha logrado el uso del transporte público, cierta dignidad tras un empleo. Ha agradecido, ha dicho por favor y gracias. Su cara agrietada, sus manos pulcras sobre una mesa ordenada, aquellas piernas casi emancipadas, tan a punto de desmayarse como las hojas de un otoño que hiere inexorablemente de muerte al sol. Su mirada ausente, se pierde en el devenir del mundo, en aquel orden recto de veredas y paredes, de luces rojas, amarillas y verdes. Cree encontrar cierto patrón en todo aquello, cierta danza esquizofrénica que guía los cuerpos, que conduce los objetos, que dirige sus caídas, sus notables roturas espontaneas. Ve con cierta melancolía ese bar que habita, ese hogar nómade, tal vez el último bastión del peligro, en donde todas las mujeres son nuestras mujeres, en donde la vida vale 50 pesos servida hasta el borde en un vaso bien helado. Ve, el banquete del mundo, con su apetito caníbal sembrando los hombres que servirá en su propia cena. 
 

El gran error fue jamás entender que somos nosotros la ofrenda de este maldito mundo. Son nuestras propias vidas las sentenciadas a morir en aquel traidor silencio del progreso, en aquel cementerio del deseo que son las leyes y el orden que promueven. El hombre limpia extraviado algunas pocas migas sobre la mesa, y vuelve lentamente su mirada al interior del bar. Lejos de sentir liberación, reconoce la llegada de la angustia. Ensaya en silencio aquel verso de Lorca: Agonía, siempre agonía. Se levanta trabajosamente, con sus manos temblorosas sujetando mesas y respaldos. Siente el malestar de cada año desperdiciado rechinar en sus vertebras, siente cierto ardor en los ojos, aquel del que ha mirado directo al sol. Pero ciertos brillos, a pesar de las edades, continúan bailando en la polvareda del misterio. Ver la claridad sobre el camino es solo el principio para salir de esta caverna de sombras, pero no es el viaje. El hombre se aleja arrastrando sus pies por el pasillo en dirección a la puerta, en su rostro curtido, se mezclan lágrimas y sudor. Se retira lento, una vez más, con el punzante dolor del sueño postergado, con la cobardía empujando cada paso de sus torpes piernas. Se aleja, esquivando trabajosamente cada baldosa rota, tal vez soñando con aquel día en que por fin decida dar muerte a ese yo patético de la obediencia, aquel día en que el sol ya no lastime los ojos sino marque el norte para aquel viaje, el viaje hacia las rutas salvajes.-

Lucas Itze.-

Canción elegida para la editorial



IMPRESIONES HACIA RUTAS SALVAJES


Caminar con cuidado sobre esta tierra infestada de cadáveres. Alertar a nuestra mirada de la existencia de aquel telón detrás del cual el mundo esconde sus miserias. Correr más rápido que el ángel de la muerte. Morir en cualquier incendio que propongan nuestros deseos y guardar de aquella incandescente llama, el reflejo de ese dios que fuimos, de aquel capaz de caminar la tierra en intima comunión con la naturaleza. Dejar aquel teatro de sombras al que asistimos a diario, aquel que repite sus funciones hasta el hartazgo a través de los medios de comunicación, para asegurarse de que la lección sea bien aprendida. Olvidarse para siempre del miedo, aquel estúpido sentimiento gestado en una sociedad basada en el control. Volver a la ruta, a empaparnos de nuevas experiencias, a buscar que nos sucedan cosas que no estén escritas ni caratuladas en ningún manual. Volver al camino, antes de que sea demasiado tarde. Espero que nos encontremos todos allí, caminando detrás de la misma luna, disfrutando de la única posesión realmente necesaria: nuestra propia vida.


“La felicidad solo es real si es compartida” reflexiono desde la intimidad de su libreta, Alex Supertramp, aquel personaje representado en el film “Into the Wild” que tuvo la valentía de arrebatarle su vida a la sociedad enferma que la poseía para decidir su muerte y así poder renacer bajo sus propias reglas. La película, escrita y dirigida por Sean Penn, logrará un relato estremecedor sobre la vida de Christopher McCandless. Contará con una fotografía excelentemente lograda, repleta de paisajes memorables, deliciosas tonalidades de colores intensos, recortada con belleza por encuadres precisos y significativos. Logrará hacernos ver la naturaleza con ojos nuevos y asistiremos nosotros también, a aquel proceso interno donde McCandless debe dar un paso al costado y dar lugar a aquel imprescindible nacimiento del nuevo yo, aquel umbral hacia un mundo, aunque visible, completamente desconocido. Allí, entonces, nacerá ante nuestros ojos, Alexander Supertramp. Alguna vez, charlando con el gran poeta y dramaturgo, el amigo Vicente Zito Lema, me dijo con apasionante claridad que destruir es fácil. Destruir y construir es la gran aventura. Construir sin destruir, no supera la ilusión. Allí, tal vez, la fuerza motora de nuestro protagonista, allí su búsqueda, su objetivo dramático. 


Dejar caer definitivamente aquel disfraz de falsas seguridades que era Christopher, dejar atrás su terrible historia, para comenzar escribir una nueva bajo su propia pluma. Podríamos detenernos en un análisis profundo sobre la estructura dramática del relato, sobre el proceso de desarrollo de los personajes, podríamos charlar un buen rato sobre el esquema actancial y analizar entonces los objetivos que movilizan a cada personaje y hasta hablar sobre las decisiones de dirección de Sean Penn, ya que el film soportaría con amplia soltura aquella lupa inescrupulosa, pero sabremos detenernos a tiempo. No caeremos, por lo menos ahora, en aquella trampa de las reglas, en la frialdad analítica de las teorías. Nos quedaremos en la esencia del film, en aquella paz de ver a la naturaleza y saberse, por fin, parte de ella. En las lágrimas de emoción de Alex al ver la belleza de los animales salvajes. En la inefable importancia de construir un plan, de definir un objetivo que realmente sea nuestro y no impuesto por terceros. De saber que la felicidad es tal, solo si estas a mi lado. Ese, mis queridos amigos, es el verdadero umbral.-

Lucas Itze.-

Canción post impresiones



UNIVERSO SEAN PENN


Nacido en 1960, hijo de Leo Penn, actor y director de cine, entre sus series más conocidas figuran Star Trek y Starky & Hutch.
Sus primeras apariciones fueron en series, dirigido por su padre, y también en películas para televisión.
Su primer film en el cine fue en Taps, junto a jóvenes que luego serían estrellas, entre los que se encontraba Tom Cruise.
Un año después obtiene su primer papel protagónico, haciendo de un surfista en la comedia adolescente Fast Times at Ridgemont High (Picardías estudiantiles).
En 1983 empieza a demostrar sus dotes de actor en Bad Boys, donde se muestran la delincuencia juvenil y las drogas en que estaban inmersos los jóvenes en los años 80.


Sigue con películas relativamente exitosas como Crackers, Hombres frente a frente, Adiós a la inocencia y la pésima Shangay Surprise, pero no le importaba mucho ya que ahí conoce a Madonna, que estaba en mejor momento musical, y con quien durante 4 fueron una de las parejas más llamativas de Hollywood.
Luego de ahí su carrera empieza a dar un gran giro al trabajar en filmes acompañando a grandes actores de Hollywood, como Robert De Niro en No somos ángeles, Michael Fox en Pecados de guerra, Robert Duvall en Colores de Guerra, Gary Oldman en Estado de gracia, donde conoce a su segunda esposa: Robin Wright, antes de ser la Jenny de Forrest Gump, y Al Pacino en Carlito´s Way, donde por primera vez fue nominado a un Premio importante, en este caso, al Globo de Oro como mejor actor de reparto.
Pero sin dudas, su papel que cambiaría definitivamente su carrera, es el de un preso condenado a la pena de muerte en Mientras estés conmigo (dirigida por Tim Robbins), una historia real y un alegato contra la pena capital. Fue su primera nominación al Oscar.


Luego apareció en en grandes films por los que también fue nominado a diversos premios y a trabajar con grandes directores de la época:  David Fincher en The Game, Terrence Malick en La delgada línea roja, Woody Allen en Dulce y melancólico, Iñarritu en 21 gramos, Thomas Vinterberg en It's All About Love, también aparece en un papel importante en su carrera como el de Yo soy Sam, hasta que en 2004 logra por fin su primer Oscar de la mano de Clint Eastwood en el film Río Místico. Cinco años después gana su segundo premio de la Academia en el film de Gus Van Sant, Milk, donde interpreta al primer político declarado abiertamente homosexual.


En cuanto a la dirección, su primera vez detrás de la cámaras fue con el film Extraño vínculo de sangre, un film sobre dos hermanos que obtuvo buenas críticas pero fue rápidamente olvidada, con un reparto interesantísimo conformado por Viggo Mortensen, David Morse, Dennis Hopper, Patricia Arquette, Charles Bronson, y Benicio del Toro.
En su segundo film dirige a Jack Nicholson en The Crossing Ward, y ya empieza a demostrar un poco más de su talento. Angelica Huston fue nominada a los Globos de Oro por su papel en este film.
Nuevamente se junta con Nicholson en Código de honor, donde además trabajan su ex mujer, Robin Wright, Benicio Del Toro y Mickey Rourke, entre otros. El film fue nominado a la Palma de Oro en Cannes.


Luego de Into The Wild no ha dirigido más nada, pero este año saldría su quinta película, titulada The Last Face y protagonizada por su actual mujer: Charlize Theron, que va a interpretar a una doctora que lleva a cabo labores humanitarias en un país africano dominado por la violencia. Allí conoce a otro médico (Javier Bardem) que está en la misma situación que ella.

EDDIE VEDDER


Nacido en Illinois en 1964, Eddie Vedder es uno de los músicos más respetados en la actualidad.
De chico era un fanático del surf y su madre le regala su primera guitarra a los 12 años, uno de sus primeros albumes en tratar de tocar con su nuevo regalo fue Quadrophedia, de The Who. Hace poco reflejaba así su adolescencia: Cuando tenía entre 15 o 16... Me sentía solo... Estaba solo por completo, excepto por la música.
Luego de tocar con algunas bandas, en 1988 empieza a cantar en la banda Bad Radio, inspirada en la música de Duran Duran. En ese momento empezaba a sonar una banda llamada Mother Love Bone, pero el vocalista pero cuando el vocalista muerte, los otros integrantes son llamados por Chris Cornell, cantante de Soungarden, para homenajear a su amigo fallecido y crean Temple of the Dog, a donde Vedder se suma como segundo vocalista. La banda sacaría un solo disco. En plena expansión de ese nuevo género llamado Grunge, donde bandas como Nirvana, Soungarden, Alice In Chains estaban generando un éxito enorme, Vedder decide convocar a sus mismos compañeros (Matt Cameron, Jeff Ament, Stone Gossard y Mike McCready) para la creación de una nueva banda: Mookie Blaylock (nombre de un jugador de la NBA) y con ese nombre debutan en vivo un 22 de noviembre de 1990.
En 1991 salen de gira por la costa californiana como teloneros de Alice In Chains mientras grababan su primer demo. También de la mano de Cameron Crowe, aparecen en el film Singles, que representó una excelente forma de dar a conocer al mundo lo que en ese entonces pasaba en Seattle. Eddie Vedder, Stone Gossard y Jeff Ament actúan en la película como miembros de la banda ficticia Citizen Dick, liderada por el protagonista Matt Dillon.


Después de firmar con Epic Records, el grupo se ve obligado a cambiar su nombre por problemas comerciales. Aquí comienzan una serie de teorías acerca del origen del actual nombre de la banda, que ahora ya es un símbolo en la historia musical moderna: Pearl Jam. El más famoso de esos mitos proviene del propio Vedder, que cuenta cómo su bisabuela, de nombre Pearl, estaba casada con un nativo americano al que ella le preparaba una jalea (jam en inglés) hecha a base de peyote. A pesar de ser considerada como verdadera por mucho tiempo, esta historia es en realidad una broma de Vedder.
En la revista Rolling Stone aparece un reportaje en el que se menciona una historia diferente acerca del origen del nombre. Se cuenta que el grupo tenía entre sus posibles nombres la palabra «Pearl». Después, durante un concierto de Neil Young, cuentan que éste comenzó a realizar unos jams (improvisaciones) que impresionaron al grupo. En ese momento fue Jeff Amentt el que comentó que el grupo podría llamarse Pearl Jam, idea que fue aceptada por los demás integrantes que estaban escuchando el concierto como parte del público.
Su primer disco salió en agosto de 191 y se llamó Ten (en homenaje al dorsal de Blaylock). El disco resulta un éxito rotundo, y junto con Nirvana se presentan como el movimiento más importante de Seattle. Canciones como Alive, Even Flor o Jeremy ya son clásicas de la historia del rock mundial.


En 1992 graban el MTV Umplugged, que sigue el camino del éxito. En 1993 sale a la venta Vs. Que también es un éxito. Luego de ese disco, vienen períodos oscuros con peleas internas durante los lanzamientos de Vitalogy y No Code. Los próximos años, son los que sin duda demuestran el exponencial crecimiento del grupo que siguió sacando discos como fueron Yield, Binaural, Riot Act, Pearl Jam, Backspacer y Lightning Ball.
Por su parte, Vedder también se dedica a su carrera en solitario, como lo demuestra en la banda musical de Into the Wild, o en su disco Ukulele Songs, hechas únicamente con el ukelele.

FICHA TÉCNICA

Título original: Into the Wild
Año: 2007
Duración: 140 min.
País: Estados Unidos
Director: Sean Penn
Guión: Sean Penn (Libro: Jon Krakauer)
Música: Michael Brook, Eddie Vedder, Kaki King (Canciones: Eddie Vedder)
Fotografía: Eric Gautier
Reparto: Emile Hirsch, Marcia Gay Harden, William Hurt, Jena Malone, Brian Dierker, Vince Vaughn, Kristen Stewart, Catherine Keener, Hal Holbrook, Thure Lindhardt, Signe Egholm Olsen, Zach Galifianakis, Haley Ramm, R.D. Call

SINOPSIS


Christopher McCandless, joven e idealista, acaba de recibirse, algo que sus padres siempre desearon. Sin embargo, las peleas y las formas de ver la vida de ellos, es algo con lo que Christopher no quiere lidiar más. Por eso, decide donar todos sus ahorros a un centro de beneficencia y sumergirse en un viaje en solitario a Alaska, para encontrar el sentido de la vida. Durante la marcha, cambiará su nombre al de Alexander Supertramp, y encontrará hermosos personajes que lo ayudarán en busca de hacer realidad su sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario