Todos los jueves de 21 a 22 hs.

Todos los jueves de 21 a 22 hs.

lunes, 9 de abril de 2018

LA COMUNIDAD



EDITORIAL

Y entonces sus dedos temblorosos acariciaron nuevamente el papel. Lo recordaba todo. Aquella fotografía había sido disparada tal vez hacía un cuarto de siglo atrás, pero todo seguía intacto como un mensaje maldito escupido en el tiempo. La narración comenzaba en aquel recuerdo, una voz que podría ser la suya hablaba. Narraba con cierto cuidado la acción y todo lo que la circundaba. Los detalles estaban allí frente a su ser y él postrado en su silla no era más que un sumiso prisionero del tiempo. Lo recordaba todo y fue una vez más lo que había sido, aquella voz lo exigía, aquella voz que podría ser la suya. El susurro marrón del rio volvía a sorprenderlo con aquel asombro que solo las cosas elementales dejan. La tarde se insinuaba en un tumulto  variopinto de aromas que aun sin poder ponerlo en palabras lo conmovían profundamente. Su mano tomaba con fuerza a la de un niño, que al igual que él, con forzada expresión neutra intentaba acompañar aquel detenimiento del tiempo que el acto de la foto implica. Él y el niño, allí parados, sin antes ni después. Inertes como la mala poesía, entregados sin ninguna resistencia a la inacción futura que aquel rectángulo invitaba.  


Él intentando ser en aquel furtivo instante, en aquella efímera eternidad del que mira, el que él quería ser, el que él quería que crean que era, pero también a su vez siendo con sopesada angustia aquel que el fotógrafo deseaba que fuera, pero también ese objeto del que se servía para armar su imagen. Sus dedos dejaron caer aquella imagen, dejaron ir aquel recuerdo. Aquella imagen pesada y densa, repleta de insoportables fantasmas. Su mano huesuda y temblorosa acaricio con cierto espanto su frente intentando reconocer algún vestigio de aquel que se imponía desde la evocación. Nada quedaba de aquel espectro sino el miserable engaño melancólico de un reflejo. Aquella fotografía le era totalmente ajena. No había nada allí que guardara relación alguna con aquel cuerpo laso que recordaba. Ya no estaba el rio, ni la inocente complicidad implícita de la seriedad pactada con aquel niño. Ya no estaban los colores. ¿Quién soy? Se preguntó aquel anciano con un secreto temor a no hallar respuesta alguna. Entonces cerró sus ojos, y en la oscuridad más profunda de su ser comprendió aquel eminente peligro de caer en la miserable trampa del recuerdo. La vida es ligera y dispersa, pensó, las respuesta llegaran tal vez aquel día donde todo sean verdades, aquel día ya sin tiempo, aquel instante fatídico que suceda a la agonía.

Lucas Itze.- 

Canción post impresiones

  
 Pelea de vecinos...

       

IMPRESIONES SOBRE LA COMUNIDAD


La botella cae contra el piso, los vidrios estallan en mil pedazos. El suelo se llena de pequeños partículas cortantes que pueden hacer daños aunque no nos demos cuenta. La gotera empieza a caer lentamente sobre un sillón, hasta que este empieza a inundarse. El agua se esparcirá por todo el piso. Pequeñas anécdotas de departamentos. Ruidos, discusiones, reuniones de consorcio que sacan lo peor del ser humano, son algunas de los problemas que más se suceden en ese tipo de complejos habitacionales. Una especie de comunidad, y de ahí sacamos su significado: Conjunto de personas que viven juntas bajo ciertas reglas o que tienen los mismos intereses. Y justamente, los vecinos de la comunidad que le da el título al film de Alex de la Iglesia, tienen un objetivo en común: el dinero de un vecino recientemente fallecido, que fue a parar a manos de alguien desconocido. El film arrancará con una cámara que imita a un pájaro, yendo desde el piso hasta sobrevolar un grandioso edificio, donde vemos un gato, al que antes oímos maullar, caminando sobre un balcón. Luego, la cámara se posará ya dentro del edificio, donde entrará el felino y ahí notaremos parte de un departamento que pareciera estar abandonado, antes del inicio de los créditos. Luego, llegará la presentación de Julia, la protagonista, una vendedora de una inmobiliaria, poco feliz con su trabajo y sobretodo, con su vida. 


Julia llegará al piso en venta y allí, gracias a una abertura en el techo de donde caen decenas de cucarachas, nota que algo pasa en el piso de arriba. Mientras, en la tele, se oye de fondo un documental sobre buitres donde la voz en off hace mención a su capacidad de devorar a los muertos, preparando al televidente para lo que se viene. La historia comenzará cuando los bomberos rompan la puerta y encuentren al vecino muerto. Julia, encontrará gracias a un papel, el tesoro escondido: 300 millones de pesetas, que el difunto ganó en la quiniela. A partir de ahí, se iniciará el giro dramático del film, cuando ese grupo de vecinos, conocedores de ese dineral, intente fervientemente hacerse con el botín. El director, llevará toda la historia al ritmo de la típica comedia negra española, entre mezclado con ese suspenso tan hitchcockiano, donde Roque Baños hace gala de una excelente banda sonora. Casi todo el film estará rodado en un viejo edificio que iba a ser demolido, pero que el director logró utilizarlo para el rodaje. Veremos todas las escaleras y pasillos oscuros, salvo el único piso colorido del lugar, el que Julia tiene que vender. Allí estará el cambio cromático en la paleta de colores, pasando de la lúgubre y oscura fotografía en todo el edificio, excepto en el piso a vender, de colores más cálidos. 


Quizás donde más hace foco la dupla De La Iglesia-Guerricaechevarría, guionistas del film, es en los personajes. La mayoría de ellos rozan lo grotesco, como suele pasar en sus películas. Con actuaciones sobre exageradas de actores de una gran trayectoria en teatro, cine y televisión, forman una comunidad satirizada al máximo. Los primeros planos de la mayoría de ellos nos demostrará esa caracterización que les hacíamos mención y a eso suma pequeños primerísimos planos de labios, ojos y manos, donde reconoceremos la influencia de otros cineastas del país, como Almodóvar. Los movimientos de cámara, sobre todo en las escenas finales, demostraran el talento para manejar el tiempo del director. El film mostrará todas las bajezas y la inmundicia que rodea al ser humano, quizás siendo ese edificio abandonado, el reflejo de la sociedad, y el piso que quiere vender Julia, solo un espejo de lo que soñamos, pero nunca vamos a tener. Todos tendrán su porque. La diferencia entre la moral de algunos, que quieren repartirlo, y la inmoralidad de otros, jugarán sus cartas. Será Charli, el subnormal para todos, un joven que se disfraza de Darth Vader, en otro homenaje al cine del director, quien sea la persona más transparente en medio de tanta falsedad. Será la inocencia quien gane la batalla, mientras los más vivos de la cuadra, se quedan sin nada.

Marcelo De Nicola.-

Canción post impresiones



UNIVERSO DE LA IGLESIA


Nacido en Bilbao en el año 1965, antes de empezar en el cine pasó sus ideas por diferentes lugares. Licenciado en Filosofía, empezó a dibujar historietas en los fanzines No, el fanzine maldito y Metacrilato, y en diversas revistas españolas. Fue también en esta época, entre 1986 y 1989, cuando De la Iglesia fundó en Bilbao uno de los primeros clubs de rol de España, Los Pelotas.
Su primer corto llegó en el año 1991 bajo el nombre de Mirindas Asesinas, una comedia negra con Alex Angulo como protagonista, donde la bebida es el tema central de la trama.
Pedro Almodóvar al ver el corto, decidió producir con su productora El Deseo, el primer largo de Alex… Acción Mutante, estrenada en 1993, co guionada, como casi todos sus films, por Jorge Guerricaechevarría, dónde un grupo de seres deformes siembra terror en el país para vengarse de los ricos y guapos. La película fue un éxito de público y crítica y se convirtió en una de las mejores óperas primas del cine español.


En 1995 estrenó El Día de la Bestia, y dos años después vería la luz Perdita Durango, basada en una novela de Barry Grifford, rodada en Estados Unidos, con Rosie Pérez y Javier Bardem, que cuenta la historia de una joven y peligrosa mujer que busca aprovecharse de cualquier persona que la rodee.
Siguen con la comedia negra con su film de 1999 Muertos de risa, sobre la historia de dos grandes comediantes de los 70 que se odiaban mutuamente.
En el 2000 filma La Comunidad y dos años después llega 800 balas, donde se mete en un western sobre actores olvidados de ese género.
En 2004 estrena Crímen Ferpecto, sobre un ambicioso que lo único que quiere es más y más poder.


En 2008 llegan Los crímenes de Oxford, en su vuelta a Hollywood, donde por primera vez deja de lado la comedia negra, para meterse en el suspenso, sobre unos asesinatos en Oxford durante la Segunda Guerra Mundial, con Elijah Wood y John Hurt.
En 2010 sale a la luz Balada triste de trompeta, acercándose como nunca al drama,  sobre la Guerra Civil española en 1937 y la historia de dos payasos enamorados de una misma mujer. Obtuvo diversas críticas.
Un año después filma La Chispa de la vida, sobre un publicista que queda inmovilizado luego de un golpe. Para muchos, la peor película del director bilbaíno.
En 2013 sale Las Brujas de Zugarramundi, otra divertida comedia negra, donde dos ladrones huyen de la policía, se internan en un bosque, pero son atrapados por una horda de locas mujeres  que se alimentan de carne humana.


En el medio siguió haciendo cortos, como Enigma en el bosquecillo, sobre Mozart y Salieri, El código (2006), donde realiza una entrevista a un falso Da Vinci que le cuenta el secreto de sus obras como La Gioconda o La ultima cena. Uno de dos minutos titulado Hitler está vivo, una bizarrez de dos minutos donde entrevista a un Hitler escondido tras un árbol en una parte de Brasil en el año 70… Lo mismo intentó en China con el corto La tragedia de Franco.
En 2014 filmó el documental Messi, sobre el crack argentino del Barcelona con guion de Jorge Valdano. Ese año participa del film de episodios llamado Words for Gods con la religión como tema principal. Además del español participan directores de diferentes partes del mundo como Guillermo Arriaga (el ideólogo), Héctor Babenco, Bahman Ghobadi, Amos Gitai, Emir Kusturica, Mira Nair, Hideo Nakata y Warwick Thornton.
En 2015 llega Mi gran noche, una comedia negra en torno a un programa de televisión. En 2017 estrena dos films: El Bar, donde un grupo de personas queda atrapada en un bar luego del asesinato de un cliente. 


Y su último film es la remake Perfectos desconocidos, donde cuatro parejas cenan con la propuesta de que todos los mensajes o llamadas al celular sean leídos en voz alta.

Un clásico sobre el dinero...



FICHA TÉCNICA

Título original: La comunidad
Año: 2000
Duración: 107 min.
País: España
Dirección: Álex de la Iglesia
Guion: Álex de la Iglesia, Jorge Guerricaechevarria
Música: Roque Baños
Fotografía: Kiko de la Rica
Reparto: Carmen Maura, Emilio Gutiérrez Caba, Terele Pávez, Sancho Gracia, María Asquerino, Jesús Bonilla, Marta Fernández-Muro, Eduardo Antuña, Paca Gabaldón, Manuel Tejada, Kiti Mánver, Enrique Villén, Ramón Barea, Mariví Bilbao, Ion Gabella, Eduardo Gómez, Borja Elgea,  Luis Tosar, Manuel Tallafé, Antonio de la Torre.

SINOPSIS

Julia, una mujer madura que trabaja en una agencia inmobiliaria, encuentra 300 millones escondidos en un piso. A continuación se traslada al apartamento de arriba y esconde el dinero, pero tiene que enfrentarse a la desquiciada comunidad de vecinos, encabezada por un administrador sin escrúpulos, que hará todo lo posible para retenerla y quedarse con la fortuna.

TRAILER



No hay comentarios:

Publicar un comentario