Todos los jueves de 21 a 22 hs.

Todos los jueves de 21 a 22 hs.

lunes, 11 de septiembre de 2017

MEMENTO


EDITORIAL

Inundaré cada habitación de esta casa con las desamparadas lágrimas de mis recuerdos. Llenaré cada rincón oscuro con aquel sufrimiento, cualquiera sea la imagen que acuda a mi infortunada memoria. Después de todo, aquellos desatinados fotogramas, aquellos reflejos de sensaciones que atacan impunemente nuestro sistema nervioso, poseen la semilla madre de todas nuestras angustias. No importa cuál sea el color, o cuan dulce sea el aroma. No importan los labios, ni el sonido atrapante y aterciopelado que supieron vestir aquellas palabras. No importan los bares, ni el humo de ningún cigarro. No importan ya tus ojos. Todo recuerdo esta hecho de tiempo. Todo recuerdo, no es sino el mismo recuerdo. 


Aquel juego de la memoria, no hará otra cosa más que enfrentarnos a esas penosas consignas de la existencia que nos dicen que nada de todo esto es real, que la ausencia es infinita, que siempre estaremos solos y que un día cualquiera, sin importar el personaje que hayamos construido, nuestra vida se apagará. Será el pasado infectando con su virus al presente para planear la inevitable muerte de cualquier futuro. El mundo es impreciso e inconciliable, el otoño de nuestra existencia nos arrancará con destreza las hojas secas de cada una de nuestras aventuras y será en aquella muerte donde entenderemos que el presente ya es el porvenir, y también el olvido.

Lucas Itze.-


Canción elegida para la editorial



Un clásico de Fito




IMPRESIONES SOBRE MEMENTO


El sol descansa en el otro lado del mundo mientras la luna se posa por nuestras cabezas. En esas noches de eternas soledad, acostados mirando la nada, solemos jugar con nuestros pensamientos. De repente, ciertos vagos recuerdos vienen a la mente. Será una noche de amor, será una pérdida inolvidable, será alguna anécdota donde las risas rompan hasta las olas del océano. Recordaremos entonces “ese” momento una y mil veces. Pero también lo iremos modificando a nuestro gusto. El lugar del encuentro, las cosas que pasaron antes y después o las charlas que tuvimos, quedarán escondidas en otra parte de nuestra memoria, pero a veces las extraeremos para potenciar la historia, pero sin saber si están bien encastradas o son producto de nuestra imaginación. Nos encanta jugar ese juego, a pesar de que suframos muchas veces al hacerlo. Porque todos necesitamos ese recuerdo, para saber quiénes somos. Lo pensamos nosotros, pero también lo piensa Leonard, el protagonista de ese rompecabezas genial que es Memento, de Christopher Nolan. El film empezará con una polaroid en la mano de alguien, con sangre de fondo. 


La mano la moverá repetidamente para que esa imagen desaparezca, para volver a disparar otra fotografía. En ese momento, la cinta irá para atrás y veremos un asesinato. Luego, un corte abrupto y en blanco y negro, vemos el rostro del protagonista de la escena anterior en una habitación de hotel, y su voz en off preguntándose que hace ahí. En ese momento, sabremos que no estamos ante una película común y corriente. El director, basado en un corto relato de su hermano Jonathan, nos traerá una historia de venganza, pero lo hará a su manera. El film trabajará con un flashback casi constante, y romperá la linealidad de una manera inteligente y arriesgada. Serán los planos en blanco y negro, los únicos de la historia que no serán contados de esa manera. Como en otras películas, el principio será el fin, pero eso no lo sabremos hasta los créditos finales. La película nos muestra la historia de Leonard, alguien que sufre amnesia anterógrada, una pérdida de memoria que hace que los nuevos acontecimientos, no se guarden en la memoria a largo plazo. 


Para “recordar” cosas básicas de su vida, el protagonista saca fotos, se tatúa frases y toma notas de todo lo que tiene que saber para cumplir su cometido: asesinar a quien violó y mató a su esposa y le generó la amnesia. La venganza será su objetivo de vida, quizás, porque como dice en un versículo de la biblia que el lee, interpreta que el hombre que hiere de muerte a otra persona, tiene que sufrir la muerte. No sólo el guion será una parte fundamental del film, sino también el montaje, quien será el encargado de conectar todas las piezas para que en cada corte, el público esté tan desorientado como el personaje principal. La fotografía de Wally Pfister, cambiando la paleta de colores, estará muy bien lograda y los encuadres estarán siempre bien compuestos. A lo largo de la cinta, sabremos que Leonard era un agente de seguros, y nos contará repetidas veces que en un caso que investigó, un tal Sammy Jankis, sufría el mismo tipo de amnesia que él. Conoceremos a Teddy, un corrupto policía que aprovechará el problema que él tiene para hacer negocios turbios. Veremos que Leonard es manipulado todo el tiempo: por Teddy, por Natalie, una chica que conoce Leonard y quien lo manipula para librarse de un traficante y hasta por el mismo, debido a su estado mental. 


A lo largo de las casi dos horas del film, veremos a Leonard haciéndose las mismas preguntas que nosotros. Sobre el final, notaremos que hace un tiempo mató a un tal Jimmy, que era el novio de Natalie, y ahí estará el punto crucial del film, donde el blanco y negro se transforma en color y donde un moribundo Jimmy dirá una palabra clave. Hasta allá llegará Teddy, para decirle que la historia de Sammy, es su propia historia. Volverán los recuerdos, que tanto confunden al protagonista como a los espectadores. Leonard se subirá al auto y dirá: “me miento a mí mismo, para ser feliz. En tu caso Teddy, si lo haré”, confirmando su idea de acabar con él, y quizás de esa manera volver a ser quien fue. La película finalizará y nos dejará con muchas preguntas. Nolan jugará con nosotros para ver si podemos armar el rompecabezas. Nos dará pistas a lo largo de la película para saber si somos capaces de captarlas. Nos cambiará algunas para ver si nuestra propia memoria funciona, como la matrícula del auto que tiene un pequeño “cambio” cuando pasa de la foto al tatuaje. Repasándola varias veces, entenderemos el significado de algunos tatuajes, y de algunas escenas bien escondidas. Entenderemos que es lo que pasa, pero preferimos guardarlo como un secreto, para que ustedes puedan jugar el juego que nos plantea el director. Será cuestión de poner a rodar la memoria, y no ocultarnos bajo un simple disfraz.

Marcelo De Nicola.-  

Canción post impresiones


Un tema que iba a sonar en el film


UNIVERSO NOLAN


Nacido en Westminster, Londres, el 30 de junio de 1970. Empezó a realizar películas a la edad de siete años usando la cámara Súper 8 de su padre y sus juguetes como personajes. Estudió literatura inglesa en la University College de Londres, mientras realizaba varios cortometrajes en una escuela de cine. Su corto Tarantella fue proyectado en Image Union, una exhibición de cine independiente en PBS, en 1989. Otro de sus cortos, Larceny, fue proyectado durante el Cambridge Film Festival en 1996. Sin embargo, se haría notar con uno de sus más notables: Doodlebug, protagonizado por el actor Jeremy Theobald.
En 1998 sale Following, film realizado mientras terminaba sus estudios universitarios, en donde sus amigos hacían los papeles principales. Cuenta la historia de un escritor obsesionado con el seguimiento a otras personas, luego de un bloqueo mental. Un film rodado en 16 mm y con un presupuesto de 6.000 dólares, filmado sólo los fines de semana, en donde Nolan escribe, dirige y es el encargado de la fotografía.
Ya en Estados Unidos, filma Memento, basada en una historia de su hermano John que saldría a la luz un año después. La película fue un éxito de crítica y premios, teniendo dos nominaciones al Oscar como mejor guion original y mejor montaje. Además de nominaciones al guion y a la película en varios festivales estadounidenses. Su nombre empezaba a ser reconocido en el mundo, pese a su juventud.


Dos años después dirige a dos estrellas como Al Pacino, Robin Williams, junto a la oscarizada Hilary Swank en Noches Blancas (Insomnia), donde un detective de Los Angeles viaja a Alaska para intentar resolver un crimen. Aunque el problema del insomnio  y el contacto con el sospechoso empiezan a hacer mella en el protagonista. El film es un remake del film noruego Insomnia de Erik Skjoldbjaerg.
Este film termina de convencer a la Warner, con quien negocia para ser director de su próximo proyecto: la nueva trilogía de Batman. En 2005 entonces, arranca con Batman Inicia, donde cuenta los orígenes y la infancia de Bruce Wayne, antes de convertirse en el guardián de la ciudad. El éxito tanto de crítica como de público fue enorme, sobre todo por mostrar esa faceta más personal del súper héroe.


Un año después dirige El gran truco (The Prestige), una competencia entre dos magos amigos, pero luego de hicieron enemigos irreconciliables. Nominaciones al Oscar en aspectos técnicos y otra buena recepción de la crítica.
En 2008 llega la segunda parte de la zaga del Murciélago, esta vez titulada El Caballero de la Noche, donde Batman se enfrenta a su gran enemigo: el Joker. Muchos pensábamos que el Guasón jamás iba a ser igualado, pero Nolan encontró al fallecido Heath Ledger en uno de los mejores villanos de todos los tiempos. Para muchos, de las mejores películas sobre el enmascarado.


Dos años después vuelve con Inception (Origen), otra película aclamada en todo el mundo. Los sueños y el tiempo, como en todas sus películas, vuelven a ser tema principal. Leonardo DiCaprio es un experto en apropiarse, durante los sueños, del subconsciente ajeno, lo que le vale ser un cotizado talento en el mundo del espionaje (robo de ideas, claves de bancos, etc). Pero él quiere volver a ser una persona normal. Cuando descubre el modo de volver a serlo, por medio de la incepción, el plan se complica por la aparición de alguien quien parece predecir sus movimientos, alguien que sólo él puede descubrir. Ochos nominaciones al Oscar y premios por todo el mundo, para uno de los films del año.


En 2012 llega la tercera parte de la trilogía de Batman, donde esta vez el guardián de Ciudad Gótica luego de desaparecer por ocho años, es un fugitivo. Sin embargo, la aparición de Bane, un despiadado terrorista que obliga a volver a Batman del exilio. Nuevamente un éxito rotundo.
Como cada dos años, vuelve a la pantalla en 2014 con la superproducción Interestellar, un proyecto de Steven Spielberg sobre unos trabajos de Kip Thorne, uno de los genios de la física teórica. Finalmente, Nolan terminó siendo el director luego de juntarse con la Paramount y Thorne colaboró con el guion de los hermanos Nolan para darle más credibilidad a la historia. Esta cuenta que en un futuro, al ver que la Tierra está llegando a su fin, un grupo de exploradores emprenden una misión que puede salvar a la humanidad: viajar fuera de la galaxia para encontrar un lugar donde se pueda garantizar el futuro de la raza humana. Esta vez, debido a su compleja historia, el film no pasó inadvertido, y las críticas fueron del amor al odio, pero el director logró algo que pocos logran: no pasar inadvertido.


En 2015 dirige Quay, un cortometraje documental de 8 minutos sobre los hermanos Quay, figuras respetadas dentro de la comunidad de la animación Stop-Motion.


Por último, el jueves pasado se estrenó en el país su último film: Dunkirk. Una potencia visual de casi dos horas que se centra en la Segunda Guerra Mundial, donde nos cuenta la historia de miles soldados británicos y franceses que están apostados en la playa de Dunkerque, Francia, mientras el ejército alemán avanza a paso firme. Sólo un milagro podrá salvarlos. Otro éxito de crítica, con un futuro prometedor de premios o nominaciones.


Nos despedimos así 



FICHA TÉCNICA

Título original: Memento
Año: 2000
Duración: 115 min.
País: Estados Unidos
Director: Christopher Nolan
Guion: Christopher Nolan (Historia: Jonathan Nolan)
Música: David Julyan
Fotografía: Wally Pfister
Reparto: Guy Pearce, Carrie-Anne Moss, Joe Pantoliano, Mark Boone Junior, Stephen Tobolowsky, Harriet Sansom Harris, Jorja Fox.

SINOPSIS


La memoria de Leonard, un investigador de una agencia de seguros, está irreversiblemente dañada debido a un golpe sufrido en la cabeza, cuando intentaba evitar el asesinato de su mujer: éste es el último hecho que recuerda del pasado. La memoria reciente la ha perdido: los hechos cotidianos desaparecen de su mente en unos minutos. Así pues, para investigar y vengar el asesinato de su esposa tiene que recurrir a la ayuda de una cámara instantánea y a las notas tatuadas en su cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario