Todos los jueves de 21 a 22 hs.

Todos los jueves de 21 a 22 hs.

martes, 9 de septiembre de 2014

LUCÍA Y EL SEXO

Programa 69 (15-08-2014)


EDITORIAL

Vuela esta canción para ti, Lucía, la más bella historia de amor que tuve y tendré. Es una carta de amor, que se lleva el viento pintado en mi voz, a ninguna parte, a ningún buzón. No hay nada más bello, que lo que nunca he tenido. Nada más amado, que lo que perdí. Perdóname si hoy busco en la arena, una luna llena que arañaba el mar. Si alguna vez fui un ave de paso, lo olvidé pa' anidar en tus brazos. Si alguna vez fui bello y fui bueno, fue enredado en tu cuello y tus senos. Si alguna vez fui sabio en amores, lo aprendí de tus labios cantores. Si alguna vez amé, si algún día, después de amar, amé, fue por tu amor, Lucía, Lucía. Tus recuerdos son cada día más dulces, el olvido sólo se llevó la mitad, y tu sombra aún se acuesta en mi cama con la oscuridad, entre mi almohada y mi soledad.

Joan Manuel Serrat

Canción elegida para la editorial


IMPRESIONES SOBRE LUCÍA Y EL SEXO


He asesinado a la bestia… después de todo, escribir, quizás no sea otra cosa. Transitar nuestras tinieblas, ir de frente contra la ola, buscar desesperado aquel mar embravecido, rearmar nuestras cenizas, curiosear en aquel polvo del que están hechos los sueños, jamás me ha resultado placentero. El proceso es padecimiento, de eso no hay dudas. Mauricio Kartun, alguna vez me revelo que el placer, en realidad, solo se encuentra en la reescritura. Escribir es llenarse de preguntas, es atormentarse con imágenes, sonidos, travestir nuestro cuerpo en otros, apuñalar nuestro cerebro con una palabra desconocida, es abrazarse fuerte a una trama, para luego, quizás, descubrir su traición, es retroceder. Es, como dice Tito Cossa, aquel sabor amargo de descubrir que la maravilla que uno escribió con la última ginebra de la noche, es una terrible bazofia con el primer mate de la mañana. Y en todo eso, también está la historia. Aquella pesadilla que se abrazará a nuestras vísceras y no nos dejará en paz hasta lograr, según términos freudianos, la sublimación. Matar a la bestia, ese es el juego. En aquel crimen solo nos mantendrá a salvo nuestra capacidad lúdica, como bien nos aconseja nuestro querido amigo Nachmanovitch


Por otro lado, Rilke también nos sentencia, en aquel abrazo paternal que son las Cartas a un Joven Poeta, diciéndonos que las obras de arte son soledades infinitas.  Sin pérdida de tiempo, más adelante agrega: Todo es gestar y después parir. Permitir que llegue a madurar cada impresión, cada germen de un sentimiento por completo en sí mismo, en lo oscuro, en lo indecible, en lo inconsciente, en lo inalcanzable para el propio entendimiento, y aguardar con profunda humildad y paciencia la hora del parto de una nueva claridad. Y será cada uno de estos padecimientos y esta espera, parte del conflicto interno que deberá transitar Lorenzo, protagonista del genial film Lucia y el Sexo, relato escrito y dirigido por Julio Medem. Lorenzo deberá sumergirse en aquellos pantanos de la creación para poder redimir la historia más dolorosa, la suya. Tendrá un ayudante, según términos de Campbell, para tal siniestro objetivo. A diferencia de lo apuntado por Joseph, este ayudante será una bella mujer. Será Lucia. Lucia, que nos enamorará desde el comienzo, por su belleza, su simplicidad, por aquella osadía de frenar a alguien, mirarlo a los ojos y exigirle que se vayan a vivir juntos en ese instante. Eso no es amor, dirá el caballero sensato que nunca falta entre los locos, y con ello creerá estar definiendo algo, creerá marcar límites. Lucia excederá todo, será un faro en aquella tempestad. Será sexo, pasión, complicidad. Hará de su amor un arte, entregará su propia vida en aquella obra y en su acción entenderemos que quizás no haya otra manera de amar. 


El film cuenta con una fotografía exquisita. Será justo con las sombras y preciso con las sobreexposiciones. Julio Medem quebrará desde el relato la linealidad de la narración. Jugaremos el juego propuesto por Lorenzo en la elaboración de su novela. Cuando parezca que lleguemos al final, escucharemos pugggggggg y un hoyo se abrirá en la arena y caeremos en él para volver nuevamente a la mitad del relato. Eso nos salvará de la angustia insostenible de la muerte de la niñez, eso nos ayudará a abrazar una vez más a Lucia y así, volver a verla amanecer de nuevo a nuestro lado. Eso nos regalará un nuevo final para Luna, la hija de Lorenzo, quien no dejará de brillar nunca en nuestra memoria. Quizás no podamos cambiar nunca ciertos finales, y eso hará que nuestras angustias oscurezcan nuestras almas invitándolas a la noche más oscura. Pero siempre tendremos a Lucia. De nosotros depende aceptar irnos a vivir con ella cuando la petición nos sorprenda. Sin planes ni preámbulos. Quien les habla, aceptó la propuesta hace ya más de diez años. Las tinieblas nublaron el camino varias veces, pero en la soledad de aquel bosque, solo bastó levantar la mirada y verla a ella, brillante como un faro, invitando a continuar el camino a pesar de sus dificultades. Sacudiendo en cada caricia el polvo olvidado de cierta pesadilla, las partículas nostálgicas de alguna perdida, el barro tal vez.

Lucas Itze.- 

Canciones post análisis



También sonó


Y seguimos con Spinetta


Y nos despedimos


FICHA TÉCNICA

Título original: Lucía y el sexo
Año: 2001
Duración: 129 min.
País: España
Director: Julio Medem
Guión: Julio Medem
Música: Alberto Iglesias
Fotografía: Kiko de la Rica
Reparto: Paz Vega, Tristán Ulloa, Najwa Nimri, Daniel Freire, Javier Cámara, Silvia Llanos, Elena Anaya, Diana Suárez, Juan Fernández, Arsenio León, Javier Coromina

Sinopsis

Lucía es una joven que trabaja como camarera en el centro de Madrid. Tras la misteriosa desaparición de su novio Lorenzo, un escritor, decide marcharse a la tranquila isla de Formentera. La libertad que siente allí la lleva a enfrentarse a los aspectos más oscuros de su pasada relación, como si se tratara de una novela.


Trailer

No hay comentarios:

Publicar un comentario