Todos los jueves de 21 a 22 hs.

Todos los jueves de 21 a 22 hs.

martes, 5 de agosto de 2014

EL EXPERIMENTO - DAS EXPERIMENT

Programa 62 (27-06-2014)


EDITORIAL

¿A dónde está la libertad? Los muros son invisibles y es por eso que caminamos ocasionalmente con la frente sangrando, los tobillos hinchados y cansados de arrastrar aquellas cadenas que no nos permiten despegarnos de esta plataforma cruel. Ya se comienza a sentir el espantoso ruido de estómagos llorando y bolsillos derretidos de esperanzas. No quiero volver a ver gente intercambiando miserias, cumpliendo injustamente condenas ajenas. Sería terrible quedar despojados de la libertad condicional y ser arrastrados nuevamente a las sombras soñando destellos de luz y caras felices. Sería muy duro quedar solo a pasos de la salida de este largo túnel y que se cerraran las puertas llevándonos a buscar otra salida y piernas descansadas que nos lleven a un nuevo punto de fuga. 
Malditos mercenarios y ciegos los con que tendremos que compartir la oscuridad. Malditos que mientras pudieron salir a respirar las brisas de la mañana no lo hicieron por estar ahogados en sueños baratos y perdidos en noticias contaminadas. ¿A dónde está la libertad? Les preguntan a quienes estuvieron abriéndonos ventanas durante estos años para ver si aquellos aires nuevos, al tocar sus rostros, los convencían de que además de ventanas podríamos tener las llaves para salir a un espacio mejor. Pero no. Se ve que aquello solamente los confundió. 


Parece que algunos se acostumbraron muy bien a ser ratas de laboratorio girando en la ruedita de las moralinas y cagando sobras. Sumisos del conductismo verde.  Espantados de la barbaridad soberana porque los convencieron de su incapacidad de crear y experimentar el amor a la verdadera emancipación.
Este lindo experimento nos hizo caer en un egoísmo inimaginable, nos contentaron con simplezas tecnológicas y selvas vacías. Lograron que lloráramos sus penas y soñáramos fantasías tan distantes, tan ajenas a nosotros. Nos acostumbraron de tal manera que no alcanzaron tantas revueltas y sufrimiento para que nos unamos en conciencia e ingenio de construir nuestros propios superhéroes. Aquellos que nos vengan a salvar de las injusticias, que paren nuestra hemorragia y que el villano por lo menos se salpique con nuestra sangre. No pido su muerte, de ninguna manera. Solo pido que sienta vergüenza de verse salpicado en nuestra sangre. Sí. Esa es la solución. Reanudar la lucha por nuestra libertad definitiva creando nuestros propios superhéroes. Dejemos que aquellas ratas desde sus cómodos sillones sigan la farsa ajena y continúen comportándose como tal. Nosotros, proponemos este micrófono como trinchera y lugar de resistencia. Esperamos, en este lugar, a aquellos que estén cansados de tal acostumbramiento, a aquellos que tengan bien en claro que no será el Capitán América quien nos venga a sacar de este experimento… 

Alan Beneitez

Canción elegida para la editorial



IMPRESIONES SOBRE EL EXPERIMENTO


Cierta vez, Don Mario Benedetti, escribió que La soledad también puede ser una llama. Aislarse del mundo que nos rodea, alejarse de la opacidad de almas difuntas, de los llantos derramados sobre pálidas mejillas ajenas, muchas veces alimenta aquella llama, muchas veces la viste de cierto brío, de cierta belleza. Aún recuerdo mi imagen recorriendo los pasillos de mi adolescencia, transitando la soledad de buscarme para poder perderme para siempre. En aquella cueva oscura todavía danza el animal, todavía se leen ciertas verdades escritas con mi letra sobre las frías paredes de piedra, todavía no se termina aquel beso que me diste. Esa soledad, esa llama, guarda tesoros de un fulgor lastimoso, fuertes silencios que detienen al tiempo, viejas piraterías históricas. 


Escudo de mis días, peligroso útero que quema de locura, laberinto lóbrego colmado de sugerentes engaños. Amada soledad, que enfermo de locura a Artaud, que le sirvió la última copa a mi amigo Bukowski, que vio desvanecerse en una lúgubre habitación al joven Lautreamont. Maldita soledad. En esta dicotomía se verá inmerso Tarek, protagonista de la obra titulada “Das Experiment” del ingenioso director Oliver Hirschbiegel. El film relatará su historia a través de una estructura no lineal. Optará por la utilización de pequeños raccontos y algún que otro flashback, recursos en su mayoría utilizados en la línea narrativa destinada al personaje de Dora. Esto quizás se deba a que ella funcionará como el recuerdo. Dora representará el recuerdo de la libertad perdida de Tarek al aceptar participar en aquel macabro experimento. Ella será el recuerdo de la lujuria, del regocijo y de su felicidad. Esta idea será trabajada también desde el montaje, generando algún raccord de miradas entre ellos, yuxtaponiendo sus planos, embellecidos de deseos unos suplicantes de afecto otros. Se tratará también la idea de sofocamiento y de encierro correctamente desde cámara a través del uso de planos cerrados y de lentes ojo de pez que deformaran las rectas haciendo de la imagen un objeto envolvente. 


El film estará relatado utilizando el punto de vista de Tarek, quien aceptara perder momentáneamente su libertad para ir en busca de una historia. Padecerá el peor de los robos, justo al comienzo del experimento, el de su identidad. Los que jugarán el rol de presos perderán sus nombres y serán nombrados con números. Los que hagan de policías, no. Ellos transitarán por su cuerpo a la verdadera bestia en que es capaz de convertirse el ser humano al exponerse al áspero sabor del poder. No tardará en llegar la humillación, la violencia, el sometimiento y pronto entenderemos que todos perdieron. El experimento se les irá de las manos, no sin antes darnos un claro ejemplo del juego de roles dentro de la dinámica de grupo. Tarek saboteará todo el tiempo y en su resistencia veremos levantarse a todos los sometidos. Su lucha estará clara y nos abrazaremos para festejar cada acto de  su rebeldía, porque allí nacerá nuevamente el humano, allí volverá su nombre. Encontraremos en aquel rojo fuego de la sangre derramada, las tristes heridas que, una vez más, nos estarán hablando de la libertad.

Lucas Itze.-

Canción post análisis


Un tema dedicado a los que buscan cualquier tipo de libertad


Y nos fuimos esperando no terminar presos en nuestra ciudad



FICHA TÉCNICA

Título original: Das experiment
Año: 2001
Duración: 120 min.
País: Alemania
Director: Oliver Hirschbiegel
Guión: Mario Giordano, Christoph Darnstädt, Don Bohlinger (Novela: Mario Giordano)
Música: Alexander van Bubenheim
Fotografía: Rainer Klausmann
Reparto: Moritz Bleibtreu, Maren Eggert, Christian Berkel, Justus von Dohnanyi, Oliver Stokowski, Timo Dierkes, Nicki von Tempelhoff, Antoine Monot Jr., Wotan Wilke Möhring, Andrea Sawatzki, Edgar Selge             

Sinopsis

Llegaron a una cárcel ficticia buscando una forma rápida de ganar dinero fácil. Ahora sólo buscan la manera de sobrevivir. Todo empezó como un experimento científico protagonizado durante dos semanas por veinte hombres que cobrarían por su colaboración 4.000 marcos. El proyecto consistía en estudiar el comportamiento agresivo en un ambiente carcelario simulado. A los participantes se les asigna el papel de guardianes (ocho) o prisioneros (doce). Los prisioneros deben obedecer las órdenes, y los guardias deben mantener el orden. Pero dar a un hombre un poco de poder puede tener consecuencias insospechadas...


No hay comentarios:

Publicar un comentario